Viernes, 4 de Abril de 2008

Murieron 200 personas en la "batalla de Basora" de la pasada semana

EFE ·04/04/2008 - 11:47h

EFE - Soldados iraquíes inspeccionan los restos del coche bomba que hizo explosión ayer en Bagdad.

La llamada "batalla de Basora" que la semana pasada libraron tropas gubernamentales con la milicia chií del "Ejército del Mahdi", se ha saldado con 200 insurgentes muertos, según las cifras ofrecidas anoche por el ministerio del Interior.

El general Abdel Karim Jalaf, portavoz del ministerio, explicó que además de los 200 muertos, 700 rebeldes han quedado heridos y 300 más han sido detenidos en estos choques, los más graves en Basora desde que el ejército británico transfirió las tareas de seguridad en la provincia al gobierno iraquí el pasado verano.

El portavoz no hizo mención de víctimas dentro de las filas gubernamentales, aunque se teme que pueden contarse por decenas, dada la cantidad y tipo de armamento usado por los rebeldes.

"La operación de Basora continúa, pues estamos persiguiendo a los criminales y los bandidos", dijo Jalaf, lo que parece contradecir las palabras del primer ministro, Nuri al Maliki, que ordenó cesar las redadas y ofreció perdonar a aquellos que se rindieran a las autoridades.

La ciudad de Basora, la segunda más poblada del país, fue durante una semana escenario de una verdadera batalla campal, que se extendió además, aunque con menor intensidad, a numerosas ciudades del sur chií del país y a la enorme barriada de Ciudad Sadr, feudo del Ejército del Mahdi.

Los enfrentamientos cesaron en su mayor parte cuando Muqtada al Sadr, al que obedece el Ejército del Madhi, ordenó cesar las actividades armadas, pero no pidió a sus hombres que se entregaran, por lo que los milicianos no han hecho sino ocultar sus armas por el momento.

Fuentes policiales iraquíes dijeron ayer que el ejército estadounidense ha desplegado a sus soldados y a numerosos vehículos blindados en Ciudad Sadr, lo que podría significar que se preparan para una nueva operación contra los milicianos.

En esta misma línea, Maliki prometió ayer en una rueda de prensa que el ejemplo de Basora se repetirá en otros barrios de Bagdad -citó Ciudad Sadr, Shula, chiíes, y Ameriya, suní-, y ello pese a que los observadores consideran que al final la batalla de Basora ha quedado en tablas.