Viernes, 4 de Abril de 2008

Cae una red que introducía cocaína y estafaba a compradores dándoles harina y azúcar

EFE ·04/04/2008 - 12:27h

EFE - La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada a la introducción y distribución de cocaína en España y que, además, estafaba a compradores extranjeros a los que, en vez droga, entregaba harina o azúcar.

La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada a la introducción y distribución de cocaína en España y que, además, estafaba a compradores extranjeros a los que, en vez droga, entregaba sustancias como harina y azúcar.

Según ha informado la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, la investigación, desarrollada en cuatro fases, se ha saldado con un total de 28 detenidos, de los que 10 han sido arrestados en los últimos días en la provincias de Madrid, Guadalajara y Logroño.

La operación "Gamba", realizada por el Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (GRECO) de Tenerife, se inició en agosto de 2007.

Los agentes investigaron un grupo criminal asentado en la isla de Tenerife y dirigido por un ciudadano de origen venezolano y determinaron que, además de traficar con cocaína, en otras ocasiones estafaba a sus compradores entregándoles otras sustancias.

La organización introducía la droga a través de correos principalmente por el aeropuerto de Barajas y la almacenaba en Madrid en domicilios seguros para, después, localizar a posibles compradores y realizar la entrega.

Aunque Tenerife era su principal lugar de actuación, también actuaban en otras provincias como Madrid, Guadalajara, La Rioja o Granada.

En otras ocasiones estafaban a compradores extranjeros que acudían a España para adquirir cocaína, para lo que realizaban los mismos pasos: llevaban una pequeña cantidad del estupefaciente para entregar como muestra y, en el momento de finalizar la transacción, entregaban sustancias como harina o azúcar, tras lo que huían con el dinero.

A finales de marzo, los agentes averiguaron que iban a entregar en la Gran Vía madrileña un paquete de un kilo de peso que resultó ser escayola bañada en disolvente para darle el olor característico de la cocaína y, además, los sospechosos realizaron otra operación, en este caso con droga auténtica, por lo que fueron arrestados.