Viernes, 4 de Abril de 2008

El Gobierno alemán suspende el plan de elevar el porcentaje de mezcla de etanol en gasolina

EFE ·04/04/2008 - 12:18h

EFE - Una mujer sostiene una botella de Etanol durante una presentación de combustible para automóviles, en Taipei, Taiwán, en febrero de 2007.

El ministro alemán de Medio Ambiente, Sigamr Gabriel, anunció hoy la suspensión definitiva del plan de elevar del cinco al diez por ciento el porcentaje de mezcla de bioetanol en la gasolina como parte de su estrategia para reducir las emisiones de CO2.

Gabriel anunció su decisión desde la primera cadena de televisión pública "ARD", aunque a lo largo de la mañana ofrecerá una rueda de prensa para dar los detalles de su decisión.

El ministro había dejado entrever ya está decisión tras conocerse que son muchos más los automóviles que no iban a tolerar esta mezcla, salvo que cargasen gasolina extra súper de cerca de 100 octanos.

"No podemos asumir la responsabilidad de enviar a cargar una gasolina más cara al par de millones de automovilistas que conducen coches más viejos porque no ganan demasiado", dijo Gabriel.

El ministro indicó que el factor determinante de esta decisión ha sido el elevado número de coches de importación que no toleraría la mezcla.

Según los datos de diversas asociaciones, mientras que entre los coches de fabricación alemana sólo habría unos 189.000 que no se podrían adaptar al nuevo porcentaje, entre los de importación esta cifra ascendería a unos tres millones.

El propio Gabriel había anunciado que si la cifra superaba el millón detendría los planes.

El plan inicial era elevar hasta el próximo año el porcentaje de etanol en la gasolina normal de actualmente el cinco al diez por ciento.

La idea forma parte del plan nacional de lucha contra el cambio climático que contempla hasta el año 2020 elevar al veinte por ciento el porcentaje de biomasa en los carburantes, lo que constituye el doble a lo propuesto por la Comisión Europea.

Con este objetivo el Gobierno pretendía además ayudar a cumplir los objetivos de la Comisión Europea de reducir las emisiones de CO2 de los coches a una media de 120 gramos por kilómetro.