Viernes, 4 de Abril de 2008

Drenthe: "No seré el mejor del mundo en banda, pero es donde sé jugar"

Futbolista del Madrid. Le ficharon como lateral, él sólo quiere jugar de extremo y su técnico, cuando le utiliza, de vez en cuando, lo hace por el centro, de pivote. La realidad de Drenthe en su primer año de blanco 

HUGO JIMÉNEZ ·04/04/2008 - 10:25h

Drenthe, después de la entrevista. ÁNGEL NAVARRETE

El ruido que originó su fichaje por 14 millones de euros no se corresponde con el uso que su entrenador ha hecho de sus prestaciones. Drenthe sólo ha intervenido en 723 minutos de los 2.700 ligueros posibles. Para la entrevista le concedieron 12.

¿Sigue sin tener la confianza de Schuster?

Yo lo único que tengo que hacer es dar lo mejor cuando juegue y confiar en mí mismo. Si Schuster ve que me entrego y tengo compromiso, todo irá mejor.

¿Le cuesta mantenerse enchufado?

Yo noto progresos. Aun así, es difícil jugar en un equipo como el Madrid. Tengo que esforzarme y dar cada día algo más. Si trabajo y demuestro que merezco estar ahí, todo vendrá solo.

¿Algún cambio positivo en su juego?

Estoy más a gusto y todo me va mejor. Es muy complicado llegar joven a un club como el Madrid. Aquí todos son grandes jugadores, gente acostumbrada a competir al máximo y en muchas competiciones. Se hace difícil. Vengo de un grande de Holanda (Feyenoord), pero el Madrid es diferente.

Otros saben jugar por el centro sin perder la espalda ni descuidar la zaga

¿Tiene un mejor recuerdo al que agarrarse?

El gol en Sevilla. Fue increíble. Pero apenas llevo siete meses en España y no he tenido mucho tiempo para más.

¿Y el peor?

Sin duda, el penalti que hice contra el Alicante. Lo pasé fatal. No estaba jugando nada, me dan la oportunidad de jugar y hago lo que hice: juego un rato, hago penalti y, de repente, perdíamos 0-1 frente a un equipo de Segunda B.

¿Era muy importante para el vestuario ganar al Sevilla?

Sí. Los partidos que restan son ya todos así. Necesitamos ganar para lograr cuanto antes el objetivo. Las críticas llegan cuando los resultados son malos. Puede que a veces sean merecidas porque no jugamos bien, pero el equipo siempre se esfuerza y se entrena igual de duro. Es muy difícil ganar siempre. Todos quieren ganar al Madrid y lo dan todo.

¿Será suficiente la ventaja con Villarreal y Barça?

Aún quedan 8 partidos y tenemos que seguir peleando. Si jugamos como esta semana, la diferencia será suficiente.

¿Echan de menos a Van Nistelrooy?

Por supuesto. Van Nistelrooy es una máquina. Yo siempre bromeo con él y le llamo Goal Machine. Le echamos de menos, pero le esperamos para los últimos partidos. Aun así, tenemos otros grandes delanteros como Raúl, Higuaín,

Robinho o Soldado. Pero sí es verdad que Van Nistelrooy es diferente. Da igual en dónde se encuentre, siempre dispara.

¿Dan por bueno la Liga o es poco para las expectativas creadas?

Evidentemente queríamos ganarlo todo. Pero ya no es posible. Hay que concentrarse en lo único que nos queda.

Usted definió a Guti como uno de los ídolos de su infancia. ¿Tanto le admira?

No (se pone serio). Mi ídolo es Davids. Cuando era pequeño y veía los partidos del Madrid por la tele, Guti me parecía muy elegante. Me gustaba su juego. Pero no es lo mismo que un ídolo. Sólo tengo uno y es Davids. Me encantaba ver el anuncio en el que salía junto a Cantona, Figo y demás. En Rotterdam había un edificio enfrente de mi casa donde estuvo colgado mucho tiempo un cartelón de ese spot. Cada día al levantarme, lo veía y me hacía mucha ilusión.

"Se echa de menos a Van Nistelrooy, yo le llamo ‘Goal Machine’"

¿Quién es el más divertido del equipo?

Robinho. Está loco (Ríe). Siempre está haciendo bromas y hablando sin parar. Me parece muy gracioso. Diarra también es un crack.

¿Quién le ha enseñado más en el tiempo que lleva en el club?

Todos. El que más Sneijder. Siempre intenta explicarme y enseñarme las cosas. Además, me es más fácil entenderme con él por el idioma.

¿Muchas diferencias con el fútbol holandés?

En Holanda es más fácil. Aquí es más fuerte y rápido. Jugar de centrocampista es complicado. Me gusta mucho más la banda. Hace años, en Holanda, jugaba en el centro. Sabía qué hacer, no me complicaba. Pero jugar en España en el centro es muy difícil.

Pues Schuster le pone a veces en el centro.

Lo que me gusta es jugar en la banda. Me da igual en la derecha o la izquierda. En el centro no me encuentro cómodo. Si Schuster quiere, doy lo máximo, pero no es mi posición. Ahí no hago las cosas que pueden hacer Diarra, Guti o Gago. Saben jugar en el centro sin perder la espalda. Saben hacer lo que deben para atacar sin descuidar la defensa. Nunca diré que soy el mejor jugador de banda del mundo, pero sé que ahí puedo hacer bien las cosas y dar mi mejor rendimiento. En la banda sé jugar.