Jueves, 3 de Abril de 2008

El juez vinculado a Roca afronta tres años de cárcel

La fiscalía le acusa de cohecho, prevaricación y negociación prohibida a funcionario público 

RAÚL BOCANEGRA ·03/04/2008 - 23:58h

El juez Francisco de Urquía se enfrenta a tres años de cárcel, a 19 de inhabilitación y al pago de 213.000 euros de multa por prevaricación judicial, cohecho y asesoramiento accidental o negociación prohibida a funcionario, delitos de los que le acusa la fiscalía. En el escrito de acusación, el Fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, escribe que la investigación judicial prueba que Juan Antonio Roca, ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, pagó 73.800 euros a De Urquía para que éste se comprase una casa. Para Roca, pidió tres años de cárcel, nueve de suspensión de empleo público y 177.000 euros de multa.

El dinero, que el juez recibió en un sobre de manos de Arnaud Fabrice, francés y amigo de ambos, servía para pagar el favor que De Urquía hizo a Roca al paralizar -antes de su detención por el caso Malaya- la redifusión por Telemar, televisión local de Marbella, de un reportaje llamado Misión Imposible: Operación JAR, que aludía a actividades ilícitas de Roca, según la fiscalía. Para Fabrice, García Calderón solicitó la misma pena que para Roca. Este caso se abrió tras la detención del ex asesor de urbanismo por el caso Malaya, aún pendiente de juicio.

De Urquía ayuda a Roca

El 14 de marzo de 2006, Roca presentó en el juzgado de De Urquía una denuncia contra el dueño de Telemar por un delito contra la intimidad y el derecho a la imagen por la emisión de Operación JAR. Ese mismo día, De Urquía, siempre según el escrito de la fiscalía, incoó diligencias por un posible delito de injurias y calumnias diferente al denunciado. Requirió también las grabaciones, bajo aviso de cierre de la televisión.

Al día siguiente, sin practicar ninguna prueba, De Urquía archivó la causa porque había advertido de oficio (en cursiva en el escrito de García Calderón) que había admitido la denuncia sin los requisitos obligatorios. Entonces, Roca pidió a Fabrice, amigo "íntimo" del juez, que le ayudara. El mismo día, a mediodía, Fabrice llamó a Roca y le contó cómo podían subsanarse los defectos. Como Roca no entendía, "intervino el propio juez" y le indicó los pasos a dar. De Urquía le expresó: "El programa no lo van a emitir". Roca cumplió y el juez, tras maniobrar para seguir con la causa, suspendió la emisión. De Urquía sólo archivó el caso tras la caída de Roca.

Roca paga a De Urquía

Esos mismos días, 16 y 17 de marzo, Roca se hizo pasar por el abogado del juez y cerró la compra de una vivienda en la urbanización Azalea Beach de Marbella. Se confeccionó un contrato por 360.000 euros: 180.000 a abonar al principio y tres pagos de 60.000 euros. Conforme a esas negociaciones, el comprador se comprometía al "pago en dinero B" de otros 63.000 euros al firmarse el contrato, por lo que el precio ascendía a 423.000. Roca hizo el contrato en Maras Asesores, una sociedad que "servía para gestionar" sus negocios.

El ex asesor de Urbanismo asumió el pago de 63.000 euros y 10.800 más, cuyos recibos, así como un sobre con 73.800 euros, hizo llegar al juez por mediación de Fabrice. Cuando días después fue detenido Roca, De Urquía, que había pedido un crédito de 180.000 euros, solicitó la ampliación urgente a 360.000. Su intención inicial era pagar exclusivamente los 180.000.