Jueves, 3 de Abril de 2008

Un gol, una vida

El Getafe empató frente al Bayern en el último minuto con un gol de Contra (1-1) tras un asedio constante a la portería de Khan en la segunda parte. Los de Laudrup  le mostraron a Beckenbauer por qué deben preocuparse

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·03/04/2008 - 22:42h


No hay como el descaro para acabar con los miedos de un partido. Y no hay como agarrarse al balón para poderle mirar a la cara cualquier contrario. Eso es lo que hizo ayer el Getafe, que parecía condenado de antemano a encajar una goleada. Con tres de sus defensas titulares lesionados, con el Bayern que salió enchufadísimo, con lluvia y nieve, y con el árbitro estableciendo diferencias, se avecinaba un chaparrón.

Para cómo empezó el partido, el Getafe vuelve de Múnich con la cabeza muy alta y doctorado. Regresa reconocido por todo el continente, que habla ya sin parar de un equipo surgido del sentido común. En la hierba y en los despachos, algo poco común en estos días de fútbol y ladrillo.

Competir al máximo nivel

La primera media hora le enseñó al equipo de Laudrup lo que es competir al máximo nivel con un grande del continente. El escenario achicó al Getafe de entrada. Les fue imposible a sus jugadores abstraerse del ambiente y del peso de la historia. La consecuencia directa del acongoje fue que les empequeñecía el balón, justo lo que les ha hecho hacerse con un nombre. Justo lo que en el segundo tiempo les elevó por encima del Bayern. No le duraba nada el cuero en esa primera media hora al Getafe.

Luego, fue el propio Bayern el que les achantó y les metió en su área. Parecía que la ausencia de Belenguer y Cata Díaz le iba a suponer un saco de goles ante el poderío de Toni y la pegada de Podolski. Ribéry también tenía su cuota de protagonismo. Compararle con Zidane es una atrocidad, aunque sí es un futbolista vistoso y hábil. El gol de Toni, avasallador, fiel reflejo de la impotencia que sintió hasta ese momento el Getafe.

La rebelión

No es un hecho común porque se trata de un lateral derecho, pero Cortés puso en marcha la rebelión. Empezó a descolgarse y transmitió a sus compañeros que podían hacer daño, que la pelota bien jugada iguala. A partir de Cortés, se empezaron a sumar Granero, Pablo, Casquero, Albín y, sobre todo, De la Red, que firmó un partido memorable. De esos que despejan dudas sobre su valía. Primero lo hizo aguantando al equipo atrás, metido entre Tena y Mario. El primer arañazo serio lo dio Casquero. Un remate de los suyos se le fue por arriba por muy poco.

Con esa sensación se fue a la ducha y regresó. Entonces fue el gran momento de De la Red, que rompió el centro del campo alemán una y otra vez tocando, llegando y apareciendo. Bajo su gobierno del partido, el Bayern empezó a sufrir de lo lindo. Manu avisó con un cabezazo al palo y Pablo con un pepino cruzado. Fue Contra con un toque suave por encima de Kahn el que empató. Un gol a la altura del fútbol desplegado. De su doctorado desde el balón.

Ficha técnica:

Bayern 1: Kahn; Lahm, Lucio, Demichelis, Jansen (Lell, 81); Schweinsteiger, Van Bommel (Ottl 86), Ze Roberto, Ribery; Toni (Klose, 81) y Podolski.

Getafe 1: Ustari; Cortés, Mario, Manuel Tena, Signorino; Pablo Hernández, De la Red, Casquero (Celestini, 73), Granero (Contra, 78); Albin y Uche (Manu, 68).

Goles: 1-0: min 26, Luca Toni, de cabeza tras un saque de esquina lanzado por Schweinsteiger, 1-1 min 90, Contra.

Árbitro: Howard Webb (Inglaterra) amonestó a Toni, Mario, Tena, Granero

Incidencias: partido de ida de cuartos de final de la Copa de la UEFA disputado en la Allianz Arena de Múnich ante unos 62.000 espectadores, unos 700 de ellos españoles.