Jueves, 3 de Abril de 2008

Joe Strummer, oda a la contradicción

El cineasta Julien Temple estrena hoy su documental sobre la vida del ex líder de The Clash, fallecido hace cinco años

JESÚS MIGUEL MARCOS ·03/04/2008 - 21:10h

PÚBLICO - Julien Temple, una mrada a la vida de Strummer al calor de una fogata.

"No tengo la voz muy bien", responde Julien Temple por teléfono, "estuve cantando canciones de los Sex Pistols toda la tarde". Parece una broma, pero no lo es. Temple y su equipo se vieron obligados a hacer de público en las pruebas de sonido de un show de los Pistols. El grupo icono del punk ha vuelto y Temple, su cineasta fetiche, está filmando conciertos para un DVD.

La conversación, sin embargo, no gira en torno a los Sex Pistols. Temple quiere hablar de Joe Strummer, personaje central de su último documental, Joe Strummer: Vida y muerte de un cantante, que se estrena hoy en España. Temple fue íntimo amigo del líder de los Clash, fallecido hace cinco años, y ese es el principal motivo de dedicarle una película: "Quería celebrar la vida de mi amigo. Asimismo, contar 50 años de la historia de mi país. Es un viaje a través de una cultura y el retrato de una persona que no se quiere dejar moldear por esa cultura",
explica Temple.

No es un documental sobre la música de The Clash, ni siquiera sobre la música de Joe Strummer. Es una película sobre su vida, lo que abarca desde su problemática infancia y juventud, de internado en internado, hasta las excursiones con su familia al Festival de Glastonbury. "Es la historia de un hombre, no la de un músico -sostiene Temple-, quería hablar de su procedencia, de lo que le convirtió en estrella del rock. De hecho, la historia de los Clash ya se ha contado varias veces. La vida de Joe era más interesante y no estaba tan explorada".

El retrato cinematográfico de Strummer ahonda en las contradicciones que marcaron su vida: por un lado, alguien con una fuerte conciencia social y política; por el otro, un hombre radicalmente individualista al que el éxito le hizo perder el control de sus principios éticos.

Según Temple, "eso es lo que hacía de Joe una persona misteriosa. Evidentemente, no era un santo. Hay gente que trata de esconder sus contradicciones. Joe las usó como energía creativa. Yo quería mostrar a Joe como un ser humano, con sus miserias y sus riquezas". 

Bono, otra vez

El documental mezcla imágenes de la vida de Strummer con documentos históricos de la época, algo habitual en la obra de Temple. Además, recoge las opiniones de personajes cercanos al músico, desde sus compañeros de grupo a Johnny Depp o Bono, que aparecen reunidos alrededor de una fogata, una de las pasiones de Strummer. "Al principio dudé si incluir a artistas tan famosos, pero luego te das cuenta de que hay cosas en la película más importantes que Bono", comenta el director.

Temple ha consagrado su obra cinematográfica a la música. ¿Qué opina él de la reciente eclosión de películas sobre música? "Se ven películas más personales. Hay gente que se ha dado cuenta de que la música es un campo excepcional para el cine", concluye.

La búsqueda de un hombre (S.BRITO)

Joe Strummer: The future is unwritten se une a Shine a light, de Scorsese, para, por un lado, engordar a los melómanos y, por otro, darnos otra lección más de las pésimas traducciones que hacen las distribuidoras de los títulos originales.

Julien Temple no va a por el retrato de un músico y su música. Prefiere meterse a fondo en el del hombre y su tiempo, un Strummer que fue, ante todo, un buscador que en la marcha se contradijo, se rompió, se reconstruyó. Temple trasciende The Filth and the Fury (el frenético docu sobre los Sex Pistols) en la empatía hacia el retratado, en el ritmo más sosegado. Por mucha hoguera, no logra huir de las cabezas parlantes tan usadas en el documental, aunque vuelve a jugar con tino con retales de metrajes.