Jueves, 3 de Abril de 2008

El Colegio de médicos de Barcelona acusa a Morín

El colectivo se personará en el caso abierto por presuntos abortos ilegales

VANESSA PI ·03/04/2008 - 21:10h

El Colegio Oficial de Médicos de Barcelona se personará como acusación particular en el caso abierto contra las clínicas que el doctor Carlos Morín tiene en Barcelona y Madrid, donde presuntamente se realizaron abortos fuera de los plazos que establece la ley.

La institución considera que los hechos conocidos después de que se levantara el secreto de sumario son de "suficiente gravedad". El Colegio de
Médicos quiere, así, seguir así el caso "en primera línea".

La instrucción ha determinado que Morín practicaba abortos a mujeres en estado avanzado de gestación y con certificados psicológicos que contenían irregularidades. Cuando hay riesgo para la salud física o psicológica de la madre o del feto, la ley no establece un plazo máximo para poder abortar.
La Justicia ya ha determinado de forma cautelar que Morín no puede ejercer su profesión. El Colegio de Médicos no tomará ninguna determinación contra el médico hasta que no haya una sentencia firme.

La clínica Isadora recurre

Los médicos de la clínica madrileña Isadora, que también ha sido objeto de denuncias de abortos irregulares por parte de grupos provida, han recurrido la orden judicial que les citaba a declarar hoy en los juzgados de Plaza de Castilla.

Según explica el abogado del responsable del centro, de un médico y de una de las psiquiatras, cuando pidieron información sobre qué hechos debían declarar, recibieron como respuesta: "La posible comisión de delitos de abortos ilegales". Sus abogados consideran que si no se determina por qué tipo de historias clínicas se les investiga, se vulneran sus derechos fundamentales. La Guardia Civil llamó a declarar en enero a 25 mujeres que abortaron en Isadora.

Por otra parte, la plataforma E-cristians denunciará al vocal de la asociación de clínicas abortistas en Catalunya, Santiago Barambio. Consideran que defiende abortos en circunstancias que, dicen, no sostiene la ley. Barambio asegura que todo forma parte de una trama para acabar con las libertades. "Con llamarnos presuntos ya hay bastante", se queja. Desde noviembre, cuando empezó a sospecharse de sus actividades, las clínicas piden una reforma de la Ley del Aborto.