Jueves, 3 de Abril de 2008

El gran timo de los rayos cósmicos

Dos investigadores británicos demuestran que el cambio en la actividad solar no es responsable del cambio climático

MANUEL ANSEDE ·03/04/2008 - 23:55h

Imagen del Sol tomada por el telescopio SECCHI de la NASA en marzo de 2007. NASA

La ciencia ha derrotado a la teoría de los rayos cósmicos, una de las últimas trincheras donde resisten los escépticos del cambio climático acelerado por la emisión de dióxido de carbono. En un artículo publicado en Environmental Research Letters, dos investigadores británicos han tumbado los argumentos de los incrédulos que sostienen que el calentamiento global se debe a los cambios en la actividad del Sol, negando su vínculo con la acción humana.

La teoría de los rayos cósmicos, viga maestra del popular documental El gran timo del cambio climático, defiende que las partículas de alta energía provenientes del espacio son responsables de la formación de nubes en la Tierra.

Según uno de los padres de la hipótesis, el físico Henrik Svensmark, del Centro Espacial de Dinamarca, esta radiación se ha reducido en el último siglo, a causa de una inusual actividad del Sol. A juicio de Svensmark, el viento solar (un flujo de protones de alta energía lanzado por la estrella) actúa como escudo y frena los rayos cósmicos, procedentes de grandes explosiones de supernovas o de agujeros negros.

Cuando el viento solar arrecia, sostiene, los rayos cósmicos no alcanzan la Tierra, la cobertura de nubes disminuye y los rayos solares inciden de forma directa en la superficie terrestre, provocando el calentamiento global. "Menos rayos cósmicos implican menos nubes y, por lo tanto, un planeta más caliente", escribió el danés en su libro The chilling stars: A new theory of climate change (2007).

Pérdida de tiempo

Los autores de la réplica, Terry Sloan y Arnold W. Wolfendale, de las universidades de Lancaster y Durham, respectivamente, describen las consecuencias que tendría esa propuesta si fuese cierta: "Implicaría que estamos perdiendo el tiempo recortando las emisiones de CO2 y podríamos seguir con nuestros negocios como siempre, hasta que la tasa de rayos cósmicos volviese a sus niveles normales".

Sloan y Wolfendale han dado por bueno el descenso de rayos cósmicos llegados a la Tierra en los últimos 100 años, corroborado por el examen de testigos de hielo en las regiones polares. Sin embargo, rechazan que dos factores estén relacionados sólo por ocurrir de manera simultánea. "El número de quemaduras solares aumenta en verano, como el consumo de helados, pero no se puede deducir que comer helados provoque quemaduras solares", ejemplifican.

Los autores han cotejado los datos de formación de nubes y los niveles de rayos cósmicos en diferentes lugares del globo, desde los polos al ecuador, sin encontrar ninguna evidencia de relación entre ambos factores. La teoría de Svensmark podría ser rebautizada ahora como El gran timo de los rayos cósmicos

 

«No había un ‘lobby’ detrás»

Terry Sloan, el autor principal del artículo que ha tirado por tierra la teoría de los rayos cósmicos, es uno de los físicos que está construyendo el detector ATLAS, encargado de la búsqueda de nuevas partículas en el Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra (Suiza).

¿Han encontrado alguna evidencia que sustente la teoría de Svensmark?

Wolfendale y yo hemos buscado cambios en la nubosidad en los lugares donde ha habido cambios en los niveles de rayos cósmicos. Y no hemos encontrado una correlación.

¿La teoría de los rayos cósmicos ha muerto?

Los rayos cósmicos están entre nosotros todo el tiempo, pero la propuesta de que son causantes del cambio climático ha muerto.

¿Cree que Svensmark actuó para favorecer los intereses de un ‘lobby’?

No, él vio una correlación genuina y la publicó. Pero sacó algunas conclusiones que nosotros hemos refutado.

Noticias Relacionadas