Jueves, 3 de Abril de 2008

Ecofin tratará mañana de mejorar la respuesta a la crisis financieras en medio de la desaceleración

EFE ·03/04/2008 - 18:40h

EFE - Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) posan para la foto de familia durante la reunión informal de los ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) hoy viernes 20 de abril de 2007 en Berlin.

Los ministros de Finanzas de los 27 (Ecofin) tratarán de definir mañana y el próximo sábado una estrategia más concreta para mejorar la respuesta europea a futuras crisis financieras, en un ambiente de preocupación por el alcance de las turbulencias y la clara desaceleración de la actividad.

En un encuentro informal en Brdo (Eslovenia) al que asistirá el vicepresidente segundo en funciones, Pedro Solbes, las máximas autoridades económicas de la UE evaluarán la situación económica en Europa y en el mundo, con especial atención a los mercados financieros.

Los Veintisiete ya establecieron una "hoja de ruta" en septiembre pasado para impulsar la transparencia, mejorar los mecanismos de supervisión financiera y la coordinación entre las autoridades nacionales y prevenir el contagio en caso de problemas en entidades con actividad trasnacional.

Pero, desde entonces, la crisis que se inició por los problemas en el mercado hipotecario estadounidense se ha ido extendiendo y, aunque todavía no se conoce su repercusión global, cada vez más entidades -la última, el gigante suizo UBS- han reconocido que se verán afectadas.

Todos los Estados miembros coinciden en que la creciente integración del sector financiero europeo hace necesario aumentar la coordinación en las tareas de regulación y supervisión, pero de momento no han consensuado medidas concretas.

Desde la Comisión Europea marcan diferencias con la situación de Estados Unidos, cuyas autoridades ya han puesto en marcha varias reformas regulatorias, y recalcan que ni la economía de la UE ha mostrado las mismas debilidades que la estadounidense ni su regulación está tan desfasada.

El responsable europeo de Mercado Interior, Charlie McCreevy, que también asistirá al encuentro de Brdo, ha reiterado en los últimos días que cualquier cambio en la normativa europea exige un análisis previo reposado.

El ministro italiano, Tommaso Padoa-Schioppa, insiste en reclamar unas reglas comunes de supervisión para toda la UE y la integración de los organismos nacionales, pero fuentes comunitarias aseguran que ningún otro país respalda ese planteamiento.

Desde el Reino Unido, el responsable de Finanzas, Alistair Darling, ha planteado crear órganos supervisores colegiados para vigilar a las entidades bancarias, aseguradoras y de bolsa con presencia en varios países miembros.

Aunque está por ver el alcance de la discusión de mañana, está previsto que los ministros y gobernadores de los bancos centrales de los Veintisiete se limiten a rubricar un memorando de entendimiento, no vinculante, sobre gestión de crisis financieras trasfronterizas.

Según fuentes comunitarias, la presidencia eslovena ha presentado una propuesta "de mínimos" para actualizar las orientaciones anteriores, que datan de 2005.

En cuanto a la coyuntura, los responsables de la política económica europea aprovecharán el encuentro para comentar los datos más recientes, desde la persistencia del repunte de la inflación, empujada por el crudo y los alimentos, a la escalada de la moneda única y, en el lado más positivo, el dinamismo del empleo.

El Ejecutivo comunitario, que difundirá sus nuevas previsiones de crecimiento a finales de mes, mantiene que, pese al deterioro de algunos indicadores, la economía europea está sorteando la crisis financiera con relativa comodidad.