Jueves, 3 de Abril de 2008

Boeing presenta el primer avión con pila de combustible de hidrógeno

EFE ·03/04/2008 - 15:41h

EFE - En la imagen un avión en vuelo.

El fabricante estadounidense de aeronáutica Boeing ha presentado hoy el primer avión capaz de volar con una pila de combustible a base de hidrógeno, lo que supone un "hito" en la historia de la aviación moderna.

En el aeródromo del Centro de Aviación Deportiva de la localidad toledana de Ocaña, representantes de la firma estadounidense han mostrado a la prensa y a las empresas especializadas del sector un pequeño avión motovelero Dimona biplaza Diamond Aircraft, capaz de elevarse a mil metros y mantenerse en vuelo continuado durante 20 minutos.

Francisco Escartí, director general del Centro Europeo de Investigación y Tecnología de Boeing, y José Ramón Enrique Román, director de Programas e Ingeniería de la empresa, fueron los encargados de llevar a cabo la presentación en la que destacaron que el objetivo ha sido demostrar que se puede realizar un vuelo tripulado sostenible con una pila de combustible.

No obstante, ambos técnicos reconocieron que su aplicación en el futuro a la aviación comercial está todavía muy lejos y recordaron que el desarrollo de los motores térmicos para su aplicación a los aviones se han desarrollado en un proceso de cien años.

El funcionamiento de la pila de combustible no es otro, según explicó Escartí, que emplear un sistema electroquímico que transforma el combustible directamente en electricidad sin combustión o energía mecánica, por lo que únicamente produce vapor de agua "no contaminando la atmósfera".

El desarrollo del programa que se inició en el 2003 se ha dado por terminado con estas pruebas y para ambos técnicos de Boeing se ha cumplido el objetivo trazado y se va a exponer en algunas ferias, pero "por el momento no se va a ir más allá".

El vuelo del biplaza se inicia aprovechando la fuente de una batería de ion litio que transmite la energía necesaria durante el despegue y el ascenso hasta los mil metros, a partir de ese instante el piloto la desconecta y entonces entra en funcionamiento la pila de combustible de hidrógeno.

Para el mantenimiento durante los veinte minutos de vuelo se ha empleado un tanque de un kilogramo de hidrógeno a una presión de 350 atmósferas, capaz de dar una potencia de 40 kilovatios.

El piloto del prototipo de aparato empleado, Cecilio Barberán, indicó a la prensa que el vuelo es muy seguro y que, sobre todo, destaca la facilidad para maniobrar y "el escaso ruido que produce el motor, acostumbrado al que realiza un convencional de gasolina".

En la presentación también estuvo presente el director tecnológico de la compañía y vicepresidente de ingeniería y tecnología, John Tracy, quien señaló que se ha elegido España por su gran desarrollo tecnológico que "nos hizo montar en Madrid el centro de estudio y desarrollo para Europa".

Tracy destacó que el desarrollo presentado hoy es una demostración de la importancia que Boeing da "al medioambiente y a la contaminación, algo que nos tomamos muy en serio", y puso como ejemplo el desarrollo del nuevo avión B787 que es mucho más respetuoso en ese sentido con la naturaleza.