Jueves, 3 de Abril de 2008

Paulson vaticina un duro segundo trimestre para la economía estadounidense

EFE ·03/04/2008 - 13:26h

EFE - El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, pronuncia su discurso en el Centro de Investigación para las Ciencias Eco-Medioambientales, en Pekín, China, el 3 de abril. Paulson solicitó una colaboración bilateral más estrecha en cuanto a la conservación de la energía.

El secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, señaló hoy en Pekín, en la segunda jornada de su viaje oficial a China, que la economía estadounidense sufre una profunda recesión y "se enfrentará a un duro segundo trimestre" en 2008.

Paulson precisó, no obstante, que el descenso de los precios en el sector inmobiliario, uno de los principales causantes de la crisis, era algo "necesario".

"Teníamos que tener esa corrección. No es agradable, pero era necesario", destacó a los periodistas en su última jornada de estancia en el país asiático.

Por otro lado, Paulson felicitó al Gobierno chino por su política económica, que ha permitido que el yuan se haya revalorizado frente al dólar, pero le pidió más esfuerzos tanto en ese campo como en los de la protección medioambiental y de la seguridad alimentaria.

La moneda china, el yuan, se ha revaluado un 18 por ciento con respecto al dólar desde julio de 2005, cuando se pusieron en marcha las medidas para desvincular ambas divisas.

"Una tasa de cambio más flexible es una poderosa herramienta para redirigir el crecimiento y el consumo interno. Aunque el proceso de ajuste (en China) no está completado, el acelerado paso de la apreciación es significativo y bienvenido", estimó Paulson en un discurso en la estatal Academia China de Ciencias.

En la misma intervención, el secretario estadounidense valoró el incremento del diálogo entre China y EEUU sobre seguridad de alimentos y otros productos, a raíz de que varios escándalos el año pasado causaran la desconfianza de los consumidores estadounidenses hacia los productos "made in China".

"Aunque esos asuntos no están completamente resueltos, estamos en el proceso de desarrollar soluciones a tiempo para problemas similares cuando surjan", añadió.

En cuanto al medio ambiente, Paulson señaló en el discurso que China debe retirar las barreras a la entrada de equipamiento de lucha contra la contaminación como medida para beneficiar no sólo el comercio de EEUU, sino también para mejorar la limpieza de su atmósfera y sus aguas.

La visita de Paulson, inicialmente un contacto rutinario entre los responsables económicos de los dos gobiernos, cobró especial importancia por ser la primera de un alto cargo estadounidense y los líderes comunistas después de las protestas en el Tíbet el mes pasado y la reelección del Gobierno chino el 15 de marzo.

Como muestra de tal importancia, Paulson no sólo se reunió con su homólogo chino, el viceprimer ministro, Wang Qishan (encargado de asuntos económicos del Consejo de Estado), sino también con el presidente, Hu Jintao; el primer ministro, Wen Jiabao, y el ministro de Asuntos Exteriores, Yang Jiechi.

En esas reuniones, aunque no especificó en cuáles, Paulson transmitió a los líderes chinos el mensaje de preocupación de Washington sobre la violencia ocurrida en las últimas semanas en el Tíbet, a la vez que apeló a una solución pacífica.

El Gobierno chino reaccionó a las palabras de Paulson: el canciller Yang, por ejemplo, pidió a Washington que debe "comprender la verdadera naturaleza del Dalai Lama", a quien Pekín acusa de ser responsable de los actos violentos ocurridos en Lhasa, la capital china, el 14 de marzo.

El presidente chino, Hu Jintao, trató temas más económicos con Paulson, y destacó que China "aunará esfuerzos con EEUU para promover el intercambio y la comunicación, expandir la confianza mutua y manejar apropiadamente temas sensibles".

El viaje del secretario estadounidense sirvió para preparar el Cuarto Diálogo Estratégico entre ambos países, un mecanismo de discusión bilateral entre los gabinetes económicos que se reunirá nuevamente en Washington el próximo junio.