Jueves, 3 de Abril de 2008

China desafía las críticas internacionales con pena de cárcel para el activista Hu Jia

EFE ·03/04/2008 - 13:21h

EFE - El disidente chino Hu Jia, activista de derechos humanos, fue condenado hoy a tres años y medio de cárcel por subversión, una sentencia que amenaza con salpicar los JJOO. En la foto, Hu Jia en la Plaza Tiananmen de Pekín.

El disidente chino Hu Jia, prominente activista de derechos humanos, fue condenado hoy a tres años y medio de cárcel por subversión, una sentencia calificada de "provocación" por grupos pro derechos humanos y que amenaza con salpicar de nuevo los preparativos para los Juegos Olímpicos.

La sentencia del Tribunal Popular Intermedio Número Uno de Pekín, que también incluye la privación de los derechos políticos por un año, se dicta cuando todavía no se han apagado las críticas internacionales y los llamamientos al boicot olímpico tras las protestas en el Tíbet a mediados de marzo.

Hu, "un padre desempleado", según la sentencia, citada parcialmente por la agencia estatal Xinhua, "difamó el sistema político y social chino e instigó a la subversión contra el Estado, lo cual es un crimen de acuerdo con la ley china".

"Difamó el sistema político y social chino e instigó a la subversión contra el Estado"

Varias entrevistas que Hu, una de las voces más críticas con Pekín en los últimos años, concedió a medios extranjeros así como artículos en páginas web fueron usados para acusarle de un delito que es aplicado, con frecuencia, a disidentes y presos de conciencia en China.

La sentencia añade que, considerando que el activista confesó su crimen, la pena ha sido "benévola", aunque sus abogados han asegurado que su cliente se declaró inocente durante el proceso.

Hu Jia, nominado el año pasado al premio Sajarov del Parlamento Europeo, recibió la condena con serenidad. "No es el resultado que deseábamos, ni el ideal, pero tampoco inesperado, teniendo en cuenta casos similares anteriores", destacó uno de sus abogados, Li Jingsong.

"Hu es un hombre sencillo y bondadoso que ha llegado a un nivel en el que ama a todos, incluidos sus enemigos, y perdonará a las personas que le han perjudicado", añadió.

Otro de los representantes de la defensa, Li Fangping, señaló que el disidente tiene diez días para apelar la sentencia, aunque aún no ha decidido si lo hará.

Los JJOO y la China real

Hu es un enfermo crónico de hepatitis, que fue discriminado toda su vida por ello, lo que le llevó a comenzar su activismo en defensa de gente enferma y también portadores del VIH y enfermos de sida.

Junto al abogado Teng Biao escribió un artículo bajo el título de Los Juegos Olímpicos y la China real, en el que documentaron numerosas violaciones a los derechos humanos cometidas por las autoridades y pidieron a la comunidad internacional que presione a Pekín con motivo de la celebración de la gran cita deportiva.

Hu y su esposa Zeng Jinyan, otra conocida activista de 24 años, fueron premiados en diciembre del 2007 por Reporteros Sin Fronteras (RSF), organización que junto con otras, como Amnistía Internacional (AI), ha pedido repetidamente su inmediata liberación.

RSF ha reaccionado rápidamente y con dureza a la condena de Hu, que ha calificado de "provocación" de China, ya en la picota en las últimas semanas debido a la represión de las protestas tibetanas.

RSF acusa a Europa y al COI de pasividad mientras China "silencia a un portavoz de las víctimas" 

En un comunicado, RSF cargó también contra la Unión Europea y el Comité Olímpico Internacional (COI), a los que acusó de mostrar una actitud pasiva mientras "el Gobierno chino silencia a un portavoz de las víctimas de la represión".

La organización reiteró su llamamiento a "todos los jefes de Gobierno, jefes de Estado y familias reales para que boicoteen la ceremonia de apertura de los Juegos", que se celebrará el 8 de agosto, algo que no excluye el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

La organización en defensa de derechos humanos China Human Rights Defenders (CHRD), con sede en Hong Kong, también arremetió contra el COI tras conocerse la sentencia, al señalar que "no debe cerrar los ojos" ante la persecución política en el país asiático.

La organización puso en duda la integridad moral del COI y lo criticó por defender los principios olímpicos y sostener al mismo tiempo que China gestiona los Juegos de un modo apolítico.

La respuesta oficial de China a las críticas ha sido la habitual: en una rueda de prensa, la portavoz de Asuntos Exteriores Jiang Yu señaló que la sentencia "cumple la ley china, ante la que los ciudadanos son iguales".

Noticias Relacionadas