Jueves, 3 de Abril de 2008

El Gobierno abandona el diálogo con la región petrolera que amenaza tomar el campo Repsol

EFE ·03/04/2008 - 06:21h

EFE - Los habitantes de Camiri, otrora capital petrolera de Bolivia, demandan una "refundación" de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), para que opere pozos directamente y no sea sólo supervisora de multinacionales.

El Gobierno de Bolivia dio por terminado hoy, tras seis días de negociaciones, el diálogo con los líderes de la localidad petrolera de Camiri, que exigen una "verdadera" nacionalización de los hidrocarburos.

El viceministro de Descentralización, Fabián Yaksic, confirmó a los medios que "concluyó" el trabajo de la delegación enviada por el Gobierno de Evo Morales, y que encabezaban el ministro de Trabajo, Walter Delgadillo, y el de Hidrocarburos, Carlos Villegas.

Los habitantes de Camiri, otrora capital petrolera de Bolivia, demandan una "refundación" de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), para que opere pozos directamente y no sea sólo supervisora de multinacionales.

Además, exigen la creación de nuevos puestos de trabajo para los camireños y la instalación efectiva en la zona de una gerencia de exploración y explotación de la empresa estatal YPFB.

La semana pasada, el Ejército intentó frenar el bloqueo de una ruta internacional, hacia Argentina y Paraguay, con un resultado de al menos veinte heridos, pero no lo consiguió.

A continuación llegó la comisión gubernamental que inició un proceso de diálogo con los cívicos del lugar y que hoy pareció llegar a buen puerto cuando los ministros anunciaron que habían "consensuado" un paquete de medidas.

Sin embargo, los manifestantes rechazaron la oferta en un cabildo (asamblea popular) que terminó exigiendo la presencia del presidente Evo Morales en el lugar y amenazando con tomar los campos petroleros que tiene en Andina, filial de la española Repsol YPF, según informó a Efe Mirko Orgaz, asesor del Comité Cívico.

El viceministro Yaksic acusó a los dirigentes camireños de no tener la "suficiente madurez" y advirtió de que será suya la responsabilidad por "las consecuencias de todo esto".

Según Yaksic, "todo indica" que los dirigentes no tenían "ninguna intención de solucionar nada" pues en su cabildo "prácticamente han ignorado los acuerdos" ya que "ni siquiera los han mencionado".