Jueves, 3 de Abril de 2008

El príncipe heredero prohíbe a Mosley asistir al Gran Premio de Bahrein

EFE ·03/04/2008 - 11:52h

EFE - El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley.

El príncipe heredero de Bahrein ha comunicado al presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, que no es deseada su presencia en el Gran Premio de ese país, después de que se revelase su supuesta participación en una orgía sadomasoquista con cinco prostitutas.

Así lo informa hoy el diario británico "The Times", según el cual Mosley, de 67 años, les había dicho a algunos amigos que no asistiría a esa carrera porque está demasiado ocupado con sus abogados para presentar una demanda contra el dominical "News of the World", al que acusa de intromisión en su intimidad.

Sin embargo, según una información que publica hoy "The Times", el jeque Salman Bin Hamad Al-Jhalifa, príncipe heredero de Bahrein, ha escrito a Mosley una carta en la que le comunica sin ambages que es persona "non grata" en su país.

"En vista de las acusaciones (contra su persona), sospecho que usted estará reflexionando sobre su proyectada asistencia al Gran Premio de Bahrein, esta semana. Considero importante transmitirle la posición del gobierno y del pueblo de Bahrein", le escribe el príncipe heredero.

"News of the World" publicó extractos de un vídeo en el que se veía a Mosley, hijo del conocido líder fascista británico Sir Oswald Mosley, participando en una "orgía depravada de estilo nazi con cinco prostitutas" en un apartamento londinense.

En el vídeo, de cinco horas de duración, se veía a Mosley interpretar el papel de comandante de un campo de concentración y dar órdenes en alemán a las prostitutas mientras las azotaba con un látigo.

"Lo más importante es el éxito del acontecimiento (deportivo) para todos los concernidos: el Reino de Bahrein, la Fórmula Uno y los espectadores. Toda la atención debería concentrarse en la carrera. De ahí que con gran pesar tenga que comunicarle que, en las actuales circunstancias, no sería conveniente su presencia en Bahrein", le dice el príncipe heredero a Mosley.

Ésta proyectaba asistir este viernes al circuito de Sakhir, en las afueras de la capital de Bahrein, en el que el británico Lewis Hamilton aspira a su segunda victoria esta temporada, y por la noche había sido invitado a una cena organizada por el jeque Salman Bin Hamad Al-Khalifa.

Como consecuencia del veto principesco, Mosley no tendrá más remedio ahora que ver la carrera por televisión desde una de las dos casas que tiene en Inglaterra y Mónaco, escribe "The Times".

La carta del príncipe heredero le fue remitida a la dirección de Mosley en Mónaco con copia para su amigo el multimillonario y gran patrón de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone.

Pese a expresar su apoyo a Mosley, Ecclestone dijo a "The Times" que en su opinión aquél debería abstenerse de asistir a la carrera de Bahrein para no ofender a la familia real de Bahrein y no distraer la atención de la carrera.

Mientras tanto, Mosley ha contraatacado a "News of the World" con el argumento de que, según los servicios secretos, ha sido víctima de una conspiración.

El presidente de la FIA no niega haber participado en la orgía, pero sí que ésta tuviese connotaciones nazis y, según "The Times", argumentará que si habló en alemán mientras azotaba a las prostitutas es porque al menos dos de ellas eran germanoparlantes.

Según el periódico británico, la posición de Mosley al frente de la FIA es cada vez más difícil, y así han corrido rumores según los cuales varios fabricantes de automóviles, entre ellos Toyota, Honda, Mercedes-Benz y BMW- podrían pedir su dimisión.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad