Miércoles, 2 de Abril de 2008

John Zorn regresa con sus experimentos

Dará conciertos en Madrid, Sevilla y A Coruña con Moonchild y Electric Masada

PATRICIA GODES ·02/04/2008 - 22:15h

PÚBLICO - ¿Cuántas vidas tiene Zorn? Las suficientes como para haber pasado por todos los géneros musicales.

Desentrañar las idas y venidas musicales de John Zorn (Nueva York, 1953) es una tarea fascinante. ¿Cuántas horas tiene su día para poder hacer tantas cosas y tan diferentes? ¿Cuántos discos tiene editados? Desde la mitad de los setenta, se ha dedicado con perseverancia a destruir las barreras que existen entre los distintos géneros musicales. Su obra abarca música de películas, obra sinfónica, música infantil, hardcore, metal, free, etc. Zorn busca su inspiración en las tradiciones jazzística y hebraica, la vanguardia contemporánea e histórica.

En esta nueva visita a nuestro país, Zorn nos trae dos proyectos diferentes: en Madrid, se presenta con ese fenómeno de la naturaleza que es Mike Patton. El nombre del grupo, Moonchild, es el título de la novela del mago y satanista Aleister Crowley. Se trata de una música incómoda, brutal e hiriente, con un claro componente provocador, con el que sorprende e hipnotiza.

La actuación de Moonchild tendrá lugar en Madrid el jueves día 3, pero, al día siguiente, Zorn, Baron y Dunn se reunirán con el resto de sus compañeros de Electric Masada (el grupo de jazz de Zorn) para actuar también en Sevilla y en La Coruña el día 5.

Raíces judías

Con una extensa discografía a sus espaldas, incluyendo un disco grabado en directo en Sevilla, y varias versiones diferentes del grupo (Electric Masada, Masada Guitar, Masada String Trio...), Masada es la formación creada por Zorn para investigar sus raíces judías en un contexto jazzístico. Esta vez lo que la versión eléctrica del grupo nos va a ofrecer son dos repertorios diferentes: Los temas del álbum The Dreamers, último de Zorn, y Essential Cinema, música inspirada en los trabajos de cineastas experimentales norteamericanos.

Puede que haya sido su versatilidad juguetona y sus contactos y colaboraciones con músicos de rock lo que ha hecho de John Zorn el único músico de jazz comprensible para el fan del pop. Es un improvisador nato, crecido en la era de la polución auditiva.

Zorn es un avezado hombre de negocios musical: en 1995 fundó -en régimen de cooperativa- con el productor japonés de jazz Kazunori Sugiyama, el sello discográfico Tzadik Records, especializado en música de vanguardia y experimentación.

La política del Zorn productor ejecutivo consiste en mantener en catálogo todas las referencias editadas. En estos 13 años, alcanzan la cifra de 400. Algunos de los beneficiados por esta manera de entender el mercado del disco han sido los guitarristas Marc Ribot y Buckethead, el percusionista japonés Ikue Mori y el propio Zorn, que puede permitirse el lujo de ver editada la extensísima obra de Masada y cualquier otro
proyecto que se le ocurra.

John Zorn estudió piano de niño, guitarra y flauta de adolescente, pero fue Anthony Braxton quien le inspiró a adoptar el saxo como su principal instrumento. Es autor de varios libros autoeditados con entrevistas a músicos y artículos de diversa índole.  Su reputación de músico inclasificable y versátil quedó establecida en 1984 con The Big Gundown, su álbum dedicado a la música de Ennio Morricone.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad