Miércoles, 2 de Abril de 2008

Almunia en contra de dificultar la entrada a la UE de fondos soberanos pero pide transparencia

EFE ·02/04/2008 - 13:17h

EFE - El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

La Unión Europea no debe adoptar una postura proteccionista ante la expansión de los fondos de inversión soberanos, pero éstos deben ser más transparentes, para despejar las dudas en los países receptores sobre sus objetivos, dijo hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia.

Los fondos soberanos sirven a los países con abultados superávit corrientes -generalmente exportadores de materias primas- para canalizar sus reservas.

En los últimos años, impulsados por el alza del crudo y la globalización financiera, estos instrumentos han ganado peso -el Fondo Monetario Internacional calcula que controlan entre 2 y 3 billones de dólares en activos- y han diversificado sus inversiones.

Más de treinta países cuentan con este tipo de fondos, entre ellos China y Rusia, pero los más importantes en volumen de activos son los de Emiratos Árabes Unidos, Noruega, Arabia Saudí y Kuwait.

En una intervención en Bruselas, Almunia hizo hincapié en que, gracias a sus horizontes de inversión a largo plazo y a que no tienen responsabilidades comerciales, los fondos soberanos resultan muy útiles para aportar estabilidad en tiempos de crisis.

Así, destacó que, en los últimos meses, han inyectado alrededor de 60.000 millones de dólares en bancos europeos y estadounidenses afectados por la crisis de las hipotecas de alto riesgo, en un momento de falta de liquidez en los mercados.

Reconoció, no obstante, que su titularidad pública despierta recelos, por el riesgo de que los objetivos económicos queden eclipsados por criterios políticos, una preocupación que se ve alimentada por la falta de transparencia.

"Sabemos poco sobre su gestión y muy pocos informan sobre sus activos o estrategias de inversión", resaltó el comisario.

Por eso, insistió en que, para evitar tentaciones proteccionistas en los países receptores de su inversión, los fondos soberanos deberían comprometerse a adoptar buenas prácticas de gestión y, sobre todo, a aumentar la transparencia.

Pidió, en concreto, una separación clara de las responsabilidades de gestión, con información sobre las relaciones de los administradores con las autoridades del país.

Bruselas quiere que los fondos soberanos informen regularmente de sus posiciones inversoras, así como de los objetivos que persiguen con ellas y de si pretenden tomar parte en la gestión de las empresas en las que tienen participaciones.

También deberían hacer público su nivel de apalancamiento y el peso de las distintas divisas en su cartera, así como el tamaño y origen de sus recursos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad