Miércoles, 2 de Abril de 2008

Prisión para el detenido por atropellar a su ex compañera en Oviedo

EFE ·02/04/2008 - 18:21h

EFE - Julia Bango, la chica que fue atropellada por su pareja en el barrio de La Corredoria de Oviedo, a su llegada a los Juzgados de Oviedo donde hoy ha prestado declaración durante media hora ante la jueza.

El detenido por atropellar el lunes a su ex compañera en el barrio de La Corredoria de Oviedo ingresará hoy en la prisión de Villabona acusado de un delito de lesiones y de quebrantamiento de medida cautelar, tras haber prestado declaración hoy en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

La jueza que instruye el caso, Carmen Márquez, ha dictado hoy una orden de prisión "provisional comunicada y sin fianza" hasta la celebración del juicio, el próximo día 11, en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, han informado fuentes judiciales.

El imputado, Juan Ramón de la Fuente, y su ex pareja y denunciante, Julia Bango, han prestado declaración esta mañana durante media hora ante la jueza, que ha resuelto decretar la prisión cautelar del primero por una conducta reincidente de presuntos malos tratos y por no haber podido acreditar el acusado un domicilio fijo.

El detenido, sobre el que pesaba una orden de alejamiento, atropelló a su ex pareja la madrugada del lunes con una autocaravana y posteriormente se dio a la fuga.

Juan Ramón de la Fuente, de 46 años, había sido denunciado en dos ocasiones anteriores en septiembre y diciembre de 2007 por presuntas agresiones contra su ex pareja, con la que tiene dos hijos.

La segunda de estas denuncias motivó una orden de alejamiento que el detenido presuntamente quebrantó al atropellar a la denunciante en la calle Molín de la Casina en La Corredoria, la madrugada del lunes.

Según las fuentes referidas, el imputado ha declarado que ella era conocedora de la existencia de la orden y ha asegurado que los contactos entre ambos se producían con el consentimiento de la joven, que esa noche contestó a sus llamadas.

En su testimonio ha asegurado que el atropello no fue intencionado, sino "accidental", ya que la víctima estaba agarrada al vehículo y se cayó al suelo cuando éste daba marcha atrás para irse.

Según ha indicado la denunciante a los periodistas tras prestar declaración, los hechos ocurrieron pasada la media noche cuando, después de cenar, se dirigió a visitar a un amigo, en las proximidades de su domicilio.

Tras contestar a las llamadas perdidas de su ex pareja, Julia Bango y Juan Ramón mantuvieron un encuentro en la calle, en el que él le solicitó las pertenencias que tenía en el domicilio.

Tras la negativa de ambos, y siempre según el testimonio de ella, el detenido dio marcha atrás en su autocaravana y aceleró, derribando a la joven al suelo, que fue auxiliada por un vecino y testigo que en ese momento paseaba a su perro en las inmediaciones del lugar donde ocurrieron los hechos.

En su testimonio ante la jueza, Julia manifestó -según ha relatado a los periodistas- que no hubo discusión, que la relación entre ambos estaba terminada desde "hace tiempo" y que ella intentaba rehacer su vida mientras él se lo impedía.

"Durante el tiempo que estuvimos juntos él vivía en la autocaravana y sólo venía a casa para que le lavase la ropa", ha comentado.

Tras prestar declaración hoy, acompañada de su abogada, Romina Suárez Villar, Julia ha asegurado que se queda tranquila aunque teme que el detenido salga de prisión.

Asimismo, y pese al supuesto quebrantamiento por parte del acusado de una medida cautelar, la denunciante ha comentado que la orden de alejamiento ya no estaba en vigor y lo ha atribuido a un fallo de la justicia.

Según el informe del forense, la joven sufre policontusiones leves y una cervicalgia que le obliga a llevar collarín, explicaron las fuentes judiciales.

La madre de la joven ha explicado a Efe que fue ella quien avisó a la Policía al ver a la ex pareja de su hija merodeando con la autocaravana por las inmediaciones del domicilio.

Ha comentado que el pasado viernes acudió a la Comisaría de Avilés a denunciar a Juan Ramón porque "le había robado" las llaves de un piso que tienen en Corvera, "además de tabaco y algo de dinero".

"Fue allí donde me enteré de que la orden de alejamiento seguía en pie", ha comentado.

"Si la relación fuese normal no hay nada de raro en que el padre vaya a visitar a sus hijos, pero éste de padre no tiene nada", ha añadido.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad