Miércoles, 2 de Abril de 2008

Eiffage dice que la sentencia marca una etapa importante frente a la tentativa de control de Sacyr

EFE ·02/04/2008 - 11:33h

EFE - Logotipo de Sacyr-Vallehermoso.

La dirección de la constructora francesa Eiffage consideró que la sentencia del Tribunal de Apelación de París en el contencioso con su principal accionista, Sacyr, "marca una etapa importante" en su defensa frente al intento de toma de control por la empresa española.

En un comunicado, Eiffage subrayó que el dictamen judicial, "que reconoce la pertinencia de la posición manifestada por el consejo de administración (...) marca una etapa importante en la defensa de los accionistas de Eiffage frente a la tentativa de toma de control iniciada por Sacyr".

La compañía francesa destacó que el tribunal le da la razón "al reconocer la existencia de una acción de concierto entre Sacyr y algunos otros accionistas" como lo había advertido la mesa de la junta el 18 de abril de 2007, cuando retiró los derechos de voto a 89 accionistas españoles, de los que sospechaba que tramaban una toma de control compinchados con la empresa de Luis de Rivero.

Admitió que los jueces han anulado una parte de la decisión de la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) que invalidaba la opa que Sacyr había presentado un día después de esa junta sobre los dos tercios que no controla en Eiffage, pero hizo hincapié en que "sólo" el hecho de que Sacyr y las otras empresas españolas consideradas en concierto tenían que presentar una oferta diferente y obligatoria.

Además, precisó que si se ha anulado esa parte es "en razón del no respeto del procedimiento específico" para esa obligación.

El Tribunal de Apelación de París estimó que la AMF había actuado correctamente al invalidar la oferta por canje de títulos de Sacyr ya que estaba de concierto con al menos seis de los 89 otros accionistas españoles, con los que sumando sus participaciones tenía más del 51% de Eiffage.

Sin embargo, la corte juzgó que el gendarme bursátil francés no debería haber incluido en ese mismo dictamen de invalidación de la opa la obligación de presentar otra oferta que incluyera la posibilidad de una opción en efectivo, puesto que al hacerlo así no quedaban garantizados los derechos de defensa de Sacyr y de esos otros seis accionistas.

Al evitar cuando menos por el momento esa obligación de una oferta en dinero, que hubiera podido acarrear el desembolso de cerca de 10.000 millones de euros, la justicia francesa deja una vía de salida a Sacyr, que en las últimas semanas ha estado negociando la venta de su participación en Eiffage, según diversas filtraciones.

Fuentes próximas al caso indicaron que si Sacyr siguiera como accionista, la dirección de Eiffage haría presión sobre la AMF para que lanzara un procedimiento para obligar al grupo español a una opa en efectivo, ahora siguiendo el proceso indicado por el tribunal, lo que pondría el grupo de Luis de Rivero en una situación financiera insostenible teniendo en cuenta su elevado nivel de endeudamiento.