Miércoles, 2 de Abril de 2008

Una camiseta y un balón firmado por Osasuna en una subasta de la FAO

EFE ·02/04/2008 - 16:11h

EFE - El internacional checo Jaroslav Plasil posa para los medios con la camiseta rojilla durante su presentación como nuevo jugador de Osasuna.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) subastará a partir de próximo viernes en el portal de Internet eBay más de 60 camisetas firmadas por los jugadores de los equipos de la Liga Española de fútbol, además de una camiseta oficial y un balón firmados por Osasuna.

La recaudación se destinará a 36 proyectos de lucha contra el hambre de la FAO y forma parte de la campaña "La Liga de Fútbol con la FAO contra el hambre", que tiene a Raúl como embajador.

En total son 36 los clubes que participan en esta acción solidaria, entre ellos el Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla y Valencia.

Además de 60 camisetas exclusivas de la FAO, también se subastarán seis camisetas oficiales firmadas (de Sevilla, Sevilla Atlético, Alavés y Osasuna) y un balón firmado por Osasuna.

Las camisetas firmadas, que estarán a subasta durante 10 días, son las mismas con las que los jugadores saltaron al campo en las jornadas de Primera División y Liga BBVA de los días 21 y 28 de octubre de 2007.

Estas camisetas, junto a los logos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y de la FAO, enseñaban el número 854, que corresponde exactamente a los millones de personas que pasan hambre en el mundo.

Los fondos recaudados por la subasta de las camisetas se sumarán a las donaciones vía SMS que los aficionados de cada club realizaron durante esas dos jornadas de Liga.

El lanzamiento oficial de esta campaña se realizó el pasado 16 de octubre en el estadio Santiago Bernabeu con la presencia del embajador de la FAO, Raúl González.

La recaudación íntegra de todas las actividades de la campaña, patrocinada por la Fundación del Fútbol Profesional y la LFP, se destinará a proyectos TeleFood de la FAO contra el hambre, diseñados para dar soluciones inmediatas y duraderas a familias y comunidades pobres, permitiendo que puedan producir sus propios alimentos.

El presupuesto de cada microproyecto asignado a cada uno de los equipos es de aproximadamente unos 7.000 euros, pero proporciona a las personas necesitadas la posibilidad de generar nuevas fuentes de ingresos que les permitan salir de la pobreza y asegurarles su derecho a la alimentación.