Miércoles, 2 de Abril de 2008

Los partidos de Grupo Mixto confían en que la nueva Mesa del Congreso permita la formación de otros grupos

EFE ·02/04/2008 - 15:45h

EFE - La portavoz socialista en el Senado, Carmen Silva, jura o promete la Constitución, en presencia del reelegido presidente del Senado, Javier Rojo, ayer, durante la sesión constitutiva de la Cámara Alta en la IX Legislatura.

Los partidos que integran el Grupo Mixto confían en que la nueva Mesa del Congreso permita la división de este grupo a partir de una lectura "flexible" del Reglamento de la Cámara y a tenor de los precedentes que existen en este sentido.

Estos partidos -ERC, BNG, CC, IU, ICV, Na-Bai y UPyD- disponen desde ayer de un plazo de cinco días hábiles para inscribirse en la Cámara Baja, bien dentro del propio Grupo Mixto, bien como parte de una agrupación parlamentaria diferente.

El próximo lunes a las 20.00 horas acaba el plazo de registro, por lo que la Mesa del Congreso se reunirá al día siguiente a primera hora de la mañana para estudiar la viabilidad de las propuestas inscritas y tomar una decisión.

Todos los partidos que componen el Mixto y cada uno de los once diputados en él adscritos consideran que un Grupo de siete formaciones y tantos parlamentarios resulta "ingobernable" y entorpece el funcionamiento de la Cámara.

Además, formar parte de un Mixto de estas características supone dejar de percibir importantes cuantías de las subvenciones que el Estado otorga a los grupos parlamentarios, así como contar con una plantilla de asistentes más mermada.

También afectaría considerablemente a la capacidad legislativa de cada formación, cuyos diputados registrarían iniciativas cada mucho tiempo, y al tiempo de intervención de cada partido en las sesiones extraordinarias de la Cámara.

Hasta la fecha, la agrupación parlamentaria con más posibilidades de inscribirse como tal es la que formarían ERC, IU e ICV.

Fuentes de estos partidos consultadas por Efe han indicado que las negociaciones para que este fin sea viable se encuentran muy avanzadas, que "la parte más dura" de las conversaciones ya está superada y que, en consecuencia, sólo resta por concretar "unos flecos".

Estos tres partidos sumarían cinco diputados y un 4,97 por ciento del total de votos, una cifra por debajo del 5 por ciento que exige el Reglamento del Congreso.

Para salvar esta diferencia, confían en poder sumar el porcentaje de votos de la coalición balear Unitat per les Illes (Unió Mallorquina, PSM, Entesa y la propia ERC).

El líder de IU, Gaspar Llamazares, recibió el pasado fin de semana un voto de confianza de la Presidencia Ejecutiva de la federación que le permite explorar todas las posibilidades para formar un grupo "técnico" diferente del Mixto.

Las fuentes consultadas indican que existen precedentes que, si bien se encuentran fuera del Reglamento, validan ahora las peticiones de escisión del Mixto, como el grupo que IU e ICV consiguieron la pasada legislatura con un porcentaje del 4,96 por ciento de los votos de todo el Estado.

También se da el precedente del grupo que ERC obtuvo en 2004, el cual recurrió el PP ante el Tribunal Constitucional (TC).

Para las mismas fuentes, el principal problema a superar radica principalmente en la actitud del PSOE, cuyo grupo parlamentario, argumentan estas fuentes, estaría interesado en capitalizar la voz de la izquierda en el Congreso y no dejar lugar a otras opciones.

Otra opción, aunque menos probable, es la que formarían BNG y CC, cuyos representantes han pedido a los servicios jurídicos de la Cámara la elaboración de un informe acerca de la "legalidad" de dicha combinación.

UPyD es el único partido que hasta la fecha ha dejado claro que quiere estar en el Mixto.