Miércoles, 2 de Abril de 2008

La CE abre una investigación en profundidad sobre las ayudas británicas a Northern Rock

EFE ·02/04/2008 - 13:28h

EFE - Dos mujeres pasan por una sede del banco británico Northern Rock en Londres, Reino Unido.

La Comisión Europea ha abierto una investigación en profundidad sobre las ayudas concedidas por el Reino Unido para la reestructuración del banco Northern Rock, informó hoy el Ejecutivo comunitario.

Dado el alcance de las subvenciones y la situación actual en los mercados financieros, Bruselas quiere garantizar que la ayuda pública a Northern Rock no afecta negativamente a la competencia.

El banco hipotecario Northern Rock entró en crisis el pasado septiembre, al conocerse que fue la primera entidad británica en acudir a la reserva de emergencia del Banco de Inglaterra por las dificultades para encontrar financiación en el mercado.

Para evitar su quiebra, el Banco de Inglaterra le concedió un crédito ilimitado (cerca de 25.000 millones de libras, equivalentes a más de 31.000 millones de euros), pero esa ayuda, que recibió el visto bueno de Bruselas, debía limitarse a seis meses.

Londres trató de encontrar un comprador para reflotar la entidad, pero finalmente, en febrero, acabó optando por su nacionalización.

Según la legislación europea de competencia, para aceptar nuevas ayudas al banco, más allá de los seis meses citados, las autoridades británicas deben garantizar su viabilidad futura sin inyecciones adicionales de dinero público y, además, Northern Rock tiene que reducir su tamaño.

La Comisión Europea recalcó hoy que al iniciar una investigación en profundidad se da la oportunidad a las partes interesadas de exponer sus puntos de vista a los responsables comunitarios, pero en ningún caso se prejuzga el dictamen final.

Su objetivo, señaló la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, es ofrecer seguridad jurídica, visto el volumen de las ayudas y la situación de los mercados financieros.

Según la información facilitada por las autoridades británicas a la Comisión Europea, el plan de reestructuración prevé una reducción de la actividad crediticia y del balance de Northern Rock, que antes de la crisis era el quinto banco por volumen de hipotecas del Reino Unido.

La entidad pretende devolver al Banco de Inglaterra los fondos recibidos en el marco del crédito ilimitado y también planea liberar al Gobierno de las garantías dadas a los bonos emitidos.

Para ello, el banco tendrá que encontrar nuevas vías de financiación, mediante la reestructuración de su cartera de depósitos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad