Martes, 1 de Abril de 2008

Solbes acepta pagar el plan de empleo con superávit

La orientación a los parados para su reciclaje se externalizará temporalmente 

PÚBLICO.ES ·01/04/2008 - 21:47h

Comienza a clarificarse la aplicación del plan de choque para reciclar a los parados que surjan de la desaceleración económica, a la vez que brotan nuevas incógnitas. Por lo pronto, Economía estudia financiar parte del plan a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, tal y como reinvindicaban los sindicatos.

El borrador del plan contempla que sean las arcas del INEM, es decir, las cotizaciones para el desempleo, las que paguen los 201 millones de euros en los que el Ministerio de Trabajo cifra su coste. Los sindicatos rechazan esta fórmula, pero el Gobierno se ampara en una de las últimas leyes del Partido Popular para legitimizar este sistema.

El Ministerio de Economía está ahora dispuesto a estudiar una financiación mixta, de forma que una parte la asuma el INEM en la medida que pueda (los gastos por subsidio de desempleo aumentarán este año por el incremento del paro) y otra parte corra a cargo del superávit previsto en los Presupuestos del Estado. Sin embargo, para cargar la financiación a los Presupuestos habría que reformar la ley.

Pese a la urgencia con la que el Gobierno presentó el borrador (apenas unos días antes de las elecciones), su puesta en marcha no sería tan rápida. Una vez aprobado, habría que buscar y formar a los 1.500 orientadores que se precisan para su consecución. Para evitar este retraso (que fuentes sindicales cifran hasta en alrededor de siete meses) y aplicarlo lo antes posible, el plan asume que se contraten "servicios de asistencia técnica" transitorios. Es decir, que entidades ajenas a la Administración tutelen a los desempleados en su orientación laboral. En principio, la externalización se haría mediante organizaciones sin ánimo de lucro que ya colaboran con los servicios públicos de empleo. Sin embargo, no está asegurada la capacidad de respuesta de estas organizaciones, por lo que algunas fuentes no descartan que se termine contratando a empresas privadas.