Martes, 1 de Abril de 2008

Detenidos en Melilla dos presuntos terroristas islámicos buscados por Rabat

Uno podría estar relacionado con los atentados de Casablanca. La Fiscalía marroquí había extendido sendas órdenes internacionales contra ellos

PÚBLICO.ES ·01/04/2008 - 20:45h


La Guardia Civil ha detenido esta tarde en Melilla a dos marroquíes buscados por marruecos, en relación con el terrorismo islámico. Se trata de Alí Aarass y Mohamed El Bay. Al primero de ellos, las autoridades marroquíes le consideran integrante del "Movimiento de los Muyahidines en el Magreb" desde 1982 y le relacionan con los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003.

En su domicilio de Melilla ha sido incautada diversa documentación que está siendo objeto de estudio por los investigadores. Por su parte, Mohamed El Bay está presuntamente relacionado con una red terrorista que las autoridades marroquíes desmantelaron el pasado mes de febrero con la detención de más de 30 personas que preparaban atentados en Marruecos.

Mohamed El Bay era, presuntamente, el encargado de entablar relaciones con contrabandistas de armas asentados en Centroeuropa al objeto de conseguir armamento y material explosivo. En su domicilio ha sido incautada diversa documentación que está siendo analizada por los investigadores.

Investigación iniciada en Marruecos

El pasado mes de febrero, las autoridades policiales marroquíes desmantelaron una importante red terrorista de ideología yihadista preparada para la perpetración de acciones violentas contra intereses gubernamentales en suelo marroquí. Con motivo de dicha operación fueron detenidas más de 30 personas, incluido el jefe de la misma Abdelkader Belliraj, procediéndose así mismo, a la incautación de diverso armamento.

Destaca el gran número de armas y material incautado durante la operación en Marruecos, entre las que se hallaron fusiles de asalto, pistolas ametralladoras y pistolas semiautomáticas, así como silenciadores, munición y detonadores. El origen de este armamento, introducido clandestinamente en Marruecos, abrió vías de investigación que afectaron a varios países, entre ellos España.

Fruto de la colaboración entre las fuerzas de seguridad marroquíes y la Guardia Civil, se llevó a efecto un intercambio de información con el fin de identificar a personas que pudieran estar relacionadas con la red desarticulada y que pudieran encontrarse en España. Las pesquisas iniciadas por los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil permitieron detectar e identificar a las dos personas hoy detenidas en Melilla y que eran objeto de investigación en relación con la red terrorista desarticulada en Marruecos.