Martes, 1 de Abril de 2008

Brasil y España cierran la 'crisis de Barajas'

Ambos gobiernos han acordado mejorar las salas de inadmitidos para hacer las esperas más llevaderas. Policías de Brasil ayudarán a la Guardia Civil en las aduanas de Barajas con los pasajeros de ese país

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·01/04/2008 - 20:40h

España y Brasil han acordado hoy que policías brasileños puedan colaborar en el aeropuerto de Barajas en el paso por la aduana de ciudadanos de este país, con el objetivo de reforzar las garantías en la aplicación de las reglas de admisión en el espacio de la Unión Europea.

Los representantes de ambos Gobiernos, que se han reunido hoy en Madrid, también han previsto la posibilidad de que en "un primer momento", funcionarios policiales españoles puedan trabajar in situ con sus colegas brasileños con el mismo fin, según se informa en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En la reunión celebrada tras las quejas de Brasil por el aumento del número de sus nacionales rechazados en Barajas por incumplir los requisitos de entrada que fija la UE para el espacio Schengen, se ha acordado además establecer una "línea directa" para resolver con agilidad incidentes que puedan surgir en ambas fronteras. Éstas son las principales medidas tomadas en el encuentro mantenido en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Exteriores, entre representantes de los departamentos competentes en cuestiones migratorias y de control fronterizo de los dos países. 

Facilitar la estancia de los viajeros 

Se han analizado las condiciones de estancia en dependencias aeroportuarias de los inadmitidos, en lo referente a la asistencia jurídica, manutención, higiene, comunicaciones y acceso al equipaje y Brasil expresó su malestar por algunos casos de maltrato en el aeropuerto de Barajas. Para evitar que se repitan estos casos, se ha acordado, entre otras actuaciones, hacer gestiones con los organismos competentes para instalar en breve plazo cajeros autonómicos al alcance de los viajeros en el área de control migratorio. 

También se ha abierto la posibilidad de que las personas rechazadas en la aduana puedan adquirir billetes de regreso a su país en la compañía aérea que prefieran. Otras acciones para reforzar la cooperación policial y migratoria se refieren al intercambio, "con detalle", de toda la información referida a los requisitos legales de entrada de ambos países.

La intención es procurar su "máxima difusión" a "todas las instituciones y agentes implicados", se añade en la nota. Para comprobar la aplicación de estas medidas, las autoridades migratorias, diplomáticas y consulares de los dos países celebrarán reuniones periódicas. El objetivo de la reunión celebrada este mediodía era recuperar, en el marco de las "excelentes relaciones" bilaterales, la normalidad en las puntos fronterizos de admisión de pasajeros.

Exigencias a españoles

Brasil decidió endurecer sus controles a los pasajeros españoles como "medida de reciprocidad", lo que acrecentó la tensión durante el pasado mes de marzo. En los dos primeros meses de 2008, las autoridades españolas negaron la entrada por el aeropuerto de Barajas a cerca de 800 brasileños que supuestamente no llevaban toda la documentación requerida por la UE.

Entre tales exigencias, figuran pasaje de vuelta, confirmaciones de hotel y recursos suficientes para financiar la estancia. En 2007, la cifra de rechazados fue de 2.764, lo que convirtió a los brasileños en el segundo colectivo con mayor número de no admitidos, por detrás de los bolivianos (3.357). 

En la reunión, la delegación española ha estado encabezada por la subsecretaria de Asuntos Exteriores, María Jesús Figa, y la brasileña, por el subsecretario general para las Comunidades Brasileñas en el Exterior, Oto Maia.

También han estado presentes el comisario general de Extranjería y Documentación del Ministerio del Interior, Felipe Fernández, y el embajador en España, José Viegas, entre otros.