Martes, 1 de Abril de 2008

Reino Unido retrasa la salida de sus tropas de Irak

Los últimos combates y la inestabilidad de Basora hacen dudar al ministerio de Defensa.

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·01/04/2008 - 15:20h


El nuevo frente abierto el pasado 25 de marzo en Irak por los combates entre las milicias chiíes y las fuerzas gubernamentales en la provincia meridional de Basora ya está teniendo consecuencias políticas.

El ministro británico de Defensa, Des Browne, anunció ayer la suspensión temporal de la retirada de sus tropas de Irak, que debía producirse esta primavera hasta reducir los efectivos del Ejército británico a 2.500 soldados. La razón invocada por Browne es el deterioro de la situación de seguridad en Basora, donde han tenido lugar los más duros combates. En una declaración en la Cámara de los Comunes, el titular de Defensa explicó que el número de militares británicos en Irak seguirá siendo de unos 4.000 mientras no cambien las  actuales circunstancias.

Los combates entre la milicia del Ejército del Mahdi, leal al clérigo radical chií Muqtada al Sáder, y el Ejército iraquí han invertido también la tendencia positiva de los últimos meses en cuanto al número de bajas en Irak.

A causa de este nuevo estallido de violencia, las víctimas mortales se dispararon en marzo hasta sobrepasar las 2.200, la cifra más alta desde agosto de 2007, según informaron ayer fuentes oficiales iraquíes. De este total de muertos, cerca de la mitad, 923, eran civiles, lo que supone un aumento de más del 31% con respecto al mes de febrero.

Este dato convierte al recién acabado marzo como el mes más mortífero en esta guerra desde agosto de 2007. El Ministerio del Interior iraquí informó también del hallazgo  de 735 cadáveres sin identificar en Bagdad, lo que  apunta a un claro repunte de la violencia religiosa entre suníes y chiíes.

Este aumento en el número de muertos supone un duro revés para el Gobierno de Nuri al Maliki y sus esfuerzos por contener la violencia, especialmente desde febrero de 2006, tras la voladura del mausoleo chií de Samarra por insurgentes suníes.