Martes, 1 de Abril de 2008

EEUU quiere hacer la mayor reforma financiera desde 1929

El Tesoro propone dar a la Fed todo el poder sobre las entidades financieras

VIRGINIA ZAFRA ·01/04/2008 - 12:12h

La legislación del sistema financiero estadounidense está obsoleta. Se redactó a principios de los años 30, nada más y nada menos que a raíz del crash bursátil de 1929 y de la Gran Depresión.

En momentos difíciles como el actual quedan patentes sus lagunas. Y, viceversa: la magnitud de la reforma propuesta da idea de la profundidad de la crisis.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos (equivalente al ministro de Economía español), Henry Paulson, ha preparado una batería de medidas de gran alcance para dar la vuelta como un calcetín a todo el sistema financiero del país.

La propuesta de más calado, incluida en un informe de 238 páginas presentado ayer, es dotar de todo el poder a la Reserva Federal para garantizar la estabilidad del sistema financiero. Se le entregan así todas las atribuciones para controlar, supervisar y sancionar a los bancos, las aseguradoras y los intermediarios de valores, una función hasta ahora encomendada a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés).

La Fed, precisamente el organismo al que muchos culpan de la crisis, se convierte así en una suerte de Banco de España, con capacidad para hacer y deshacer en las entidades financieras del país, además de en la política monetaria como hacía hasta ahora.

Paulson cree que de esta manera se mejora la protección de inversores y consumidores. Pero al final todo puede quedarse en nada, como ocurrió con otros muchos intentos de reforma presentados en los últimos sesenta años.

Ahora tiene que aprobarlo el Congreso y, de partida, cuenta con la oposición de los demócratas y de la Asociación Americana de Banca. En todo caso, aunque consiga sus parabienes, muchas de las reformas tardarán años y ya no se ejecutarán bajo el mandato de George Bush.

1. ¿Cómo es actualmente la regulación en EEUU?

A diferencia del mercado español, la supervisión de las entidades financieras de Estados Unidos recae en la Securities Exchange Comission (SEC), la CNMV americana. La Reserva Federal (equivalente al Banco de España) se centra en la política monetaria y en la estabilidad de los mercados, pero no tiene facultades para analizar las cuentas de los bancos ni para sancionarlos.


2. ¿Qué se pretende con los cambios anunciados por Paulson?

Con el nuevo reparto de poderes, el sistema supervisor americano pasará a ser más similar al español. La Fed supervisará a los bancos, mientras que la SEC seguirá analizando al resto de empresas. Será un dúo Fed-SEC, similar al del Banco de España y la CNMV.

3. ¿Esta fórmula es más intervencionista?

Sí. De esta manera las autoridades americanas pasan a ser más intervencionistas y dejan atrás su habitual política de dejar hacer a los mercados. Además, se propugna una legislación federal, en detrimento de las estatales.