Martes, 1 de Abril de 2008

Resignados a que Bono tenga que esperar a la segunda votación

GONZALO LÓPEZ ALBA ·01/04/2008 - 07:58h

La dirección del PSOE daba ayer por inevitable que José Bono tendrá que esperar hoy a la segunda votación para ser elegido presidente del Congreso, al contar únicamente con el apoyo seguro de los 169 diputados socialistas y depender la mayoría absoluta

–176– requerida en primera votación del apoyo del PNV, con cuyos seis votos sólo haría falta captar uno más del Grupo Mixto.

CiU descartó ayer oficialmente apoyar con su voto al candidato socialista –sí votará a Javier Rojo para su reelección como presidente del Senado– y la impresión dominante era que el PNV optará también por votar en blanco, aunque al cierre de esta edición no había concluido la reunión del Euskadi Buru Batzar que adoptó la decisión. En esta reunión se decidió también qué diputado peneuvista optará a un puesto en la Mesa del Congreso, para el que se manejaba como más probable a Aitor Esteban.

Si se cumplen los pronósticos, el PSOE tendrá tres de los nueve puestos de la Mesa del Congreso: la presidencia, la vicepresidencia primera y una secretaría. El PP, cuatro: dos vicepresidencias y dos secretarías. CiU, una vicepresidencia (que ya tenía); y el PNV, una secretaría, que perderá en la Mesa del Senado y que pasará a tener en la del Congreso, donde la perderá IU-ICV.

En el Senado, los seis miembros de su Mesa se repartirían a razón de tres para el PSOE (uno de L’ Entesa), dos para el PP y uno para CiU. La reelección de Rojo en primera votación depende también del apoyo del PNV, ERC y otros partidos minoritarios. Cuenta con los votos del PSOE, del PSC e ICV –miembros de L’ Entesa junto a ERC– y de CiU, pero estos votos no son suficientes para hacer frente a la oposición del PP, que tiene mayoría en la Cámara alta.

Blanco aclaró ayer que, aunque ha pedido “reciprocidad” en el apoyo, esta petición a sus interlocutores no constituía una condición imprescindible. Bono, en todo caso, será elegido hoy presidente del Congreso, lo que dará inmediatamente paso a las negociaciones para buscar apoyos a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente. Blanco subrayó que, con independencia del resultado de estas votaciones, “podemos garantizar un Gobierno estable” y el PSOE mantendrá “una actitud de colaboración con aquellas fuerzas que están en disposición de contribuir a una mayoría parlamentaria”.