Domingo, 3 de Febrero de 2008

La venta de Colonial a Dubai dañará al pequeño inversor

Los dueños de la inmobiliaria piden un precio inferior al valor medio de 2007

SUSANA R. ARENES ·03/02/2008 - 21:44h

Los propietarios de Colonial, la mayor inmobiliaria de España, esperan con urgencia que el fondo de inversión del emirato de Dubai haga una oferta y compre la empresa.

El cambio de dueños supondrá salvar la compañía que ahora controlan Luis Portillo (39,7%) y la inmobiliaria Nozar (14%). Pero dejará entrampados a cientos de pequeños accionistas que en los últimos dos años han invertido su dinero en Colonial.

La razón es que el precio al que aspiran Portillo y la familia Nozaleda es muy inferior al valor medio que tuvo la acción el año pasado, en torno a 3,6 euros por acción, y en 2006, en el que rondó los 4 euros de promedio.

En el mejor de los casos, el mercado cree que el promotor sevillano y los dueños de la inmobiliaria Nozar lograrían del emirato un precio cercano a los 3 euros por título. Pero ambos están dispuestos a vender a un valor inferior, en el entorno de los 2,50 euros, según explicaron fuentes de la operación.

Este precio daría plusvalías a Portillo, que compró Inmocaral –inmobiliaria que luego fusionó con Colonial– a 1,86 euros por título; y también a los Nozaleda, que entraron en Inmocaral a 2,20 euros.

Pero gran parte de los accionistas minoritarios saldrían perjudicados en estas circunstancias, ya que muchos han comprado acciones a más de 4 euros, antes de que en abril pasado empezara la aversión a los valores inmobiliarios con el pinchazo de Astroc. Como referencia, Colonial marcó máximo en 5,80 euros en enero del año pasado. Luego, comenzó el declive que acabó en batacazo.

Si el fondo del emir Mohammed bin Rashid Al Maktoum ofrece menos de 3 euros a Portillo y Nozar por la acción de Colonial, luego tendrá que lanzar una oferta por ese mismo valor para el resto de accionistas de la inmobiliaria. A ese precio, a la mayoría de los pequeños inversores no les interesará vender sus títulos a Dubai porque tendrían pérdidas. La solución sería, entonces, esperar que el valor se recuperara en bolsa.

También es posible que si el fondo árabe logra hacerse con una participación muy mayoritaria en Colonial, decida lanzar otra oferta para sacarla de bolsa (opa de exclusión) y entonces los accionistas minoritarios tendrían otra oportunidad para vender, aunque no es probable que esta segunda oferta fuera más elevada.

Tampoco salen beneficiados otros accionistas que entraron en Inmocaral de la mano de Portillo en una gran ampliación de capital en 2006. Los promotores castellano-manchegos Domingo Díaz de Mera (7%) y Aurelio González (5%) pagaron 5 euros por acción.

No todas las inmobiliarias en crisis son iguales 

¿El pinchazo de Colonial es como el de Astroc? La diferencia está en los activos de las empresas

La inmobiliaria valenciana Astroc pinchó en bolsa en abril pasado y arrastró al resto del sector. Aunque Colonial también ha protagonizado un fuerte batacazo desde finales de diciembre del año pasado, los problemas de estas dos empresas no son comparables. Astroc galopó en el parqué al calor de la burbuja inmobiliaria, pero tenía muy pocos activos (suelo, promociones de pisos o edificios). Su fundador y principal accionista, Enrique Bañuelos, hinchó el valor de esta cartera vendiendo activos propios a la compañía. Ahora, Astroc intenta renacer con una fusión. Mientras, Colonial es la primera inmobiliaria: tiene activos que valen 13.000 millones (4.500 millones si se descuenta la deuda).

¿Por qué Colonial se ha hundido en bolsa? Los bancos acreedores de los dueños les han obligado a vender

El problema de Colonial está, principalmente, en sus dueños. Luis Portillo (que ha tenido que dimitir como presidente) y la familia Nozaleda pidieron créditos para comprar gran parte de las acciones que tienen en Colonial y usaron esos títulos como garantía. Tras sucesivas caídas en bolsa, las entidades financieras les exigieron otras adicionales. Como Portillo y los Nozaleda no las aportaban,  los bancos empezaron a vender acciones, lo que provocó el gran batacazo a finales de 2007, cuando Colonial perdió más de un 40% en dos días.

¿Tiene Colonial los mismos problemas con los bancos que otras inmobiliarias en apuros? En el caso de la empresa de Portillo, se trata de deudas personales

Otra promotora en crisis, como Habitat, ha tenido que aplazar otro mes el acuerdo que negocio con los bancos para poder pagar su deuda, pero ésta es puramente empresarial. La situación de Colonial es distinta, porque se trata de deudas personales de los accionistas. Y no sólo afecta a Portillo y los Nozaleda, sino también a otros inversores, como los promotores Domingo Díaz de Mera,  Aurelio González y José Ramón Carabante.

¿El nuevo dueño de Colonial sólo puede ser Dubai? El pacto de Portillo y la falta de tiempo impiden nuevas ofertas

Portillo y Nozar se han comprometido a vender al fondo de Dubai en dos semanas si éste hace una oferta porque el tiempo para negociar con los bancos se les acaba. Este compromiso, que refleja la urgencia por vender, elimina otras posibles ofertas, salvo que el emirato se retire.