Sábado, 2 de Febrero de 2008

Hamás dice que la frontera entre el sur de la franja de Gaza y Egipto se cerrará el domingo

EFE ·02/02/2008 - 12:51h

EFE - Policias fronterizos egipcios intentan frenar a una multitud de seguidores de Hamas que se manifestó ayer para apoyar la apertura de la frontera de Palestina con Egipto.

El dirigente del movimiento islámico palestino Hamás Mahmud A-Zahar dijo hoy a la prensa que el cierre de la frontera entre el sur de la franja de Gaza y Egipto quedará completado mañana, domingo.

Hace unos diez días milicianos de Hamás volaron varios tramos del límite fronterizo entre Gaza y Egipto, lo que dio lugar a una avalancha de cientos de miles de palestinos que se desplazaron al territorio egipcio sin control.

Los palestinos cruzaron la frontera para abastecerse en las localidades egipcias limítrofes de comida, animales y otros pertrechos después de siete meses de bloqueo por parte de Israel y el férreo cierre de la frontera con Egipto.

Esta semana dos delegaciones, una compuesta por dirigentes de Hamás -que controla la franja de Gaza desde junio-, y otra de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), han mantenido por separado conversaciones en El Cairo para analizar con las autoridades egipcias una posible solución a la situación de la frontera.

"Hemos acordado con Egipto formar canales conjuntos de contacto que nos conduzcan a unas fronteras bien organizadas entre palestinos y egipcios", declaró A-Zahar, quien añadió que el gobierno de facto de Gaza, liderado por los islamistas, hará lo que esté en su mano para controlar el movimiento en la frontera.

Y pronosticó que en los próximos días "veremos una serie de resultados positivos".

También calificó de "exitosa" la visita de la delegación de Hamás a Egipto" y aclaró que "El Cairo nunca permitirá que la población de Gaza se muera de hambre".

Otro portavoz de Hamás, Mohamed Naser, dijo por la mañana que su grupo aceptaría el regreso de los observadores de la Unión Europea (UE) a la terminal de Rafah, en la frontera sur de la franja de Gaza, si residen en este territorio palestino o en Egipto.

Hamás rechaza cualquier arreglo similar al de 2005, que fue alcanzado con la mediación de EEUU y el Cuarteto para Oriente Próximo (que incluye además a la UE, la ONU y Rusia) y en que incumbe a Israel, Egipto, la ANP y la UE.

Los islamistas sostienen que en tanto los observadores vivan en Israel como lo venían haciendo hasta la fecha, el Ejército israelí puede cerrar el cruce impidiendo que atraviesen la zona fronteriza del sur de Gaza hasta llegar a la terminal de Rafah.

Y el acuerdo alcanzado entre las partes señalaba que sin los observadores el paso no puede funcionar.

La ANP insiste por su parte en que la frontera sur de Gaza no debería estar controlada necesariamente por observadores internacionales, según manifestó hoy el negociador y asesor del presidente palestino, Mahmud Abás, Yaser Abed Rabbo.