Sábado, 2 de Febrero de 2008

Las victorias de Medina y Llagostera adelantan a España ante Italia

El equipo español está a una victoria de las semifinales de la Copa Federación, algo que puede lograr Anabel Medina contra Schiavone

AGENCIAS ·02/02/2008 - 18:59h

AFP - Nuria Llagostera es felicitada tras ganar a la italiana Schiavone en la Copa Federación.

La española Anabel Medina logró el segundo punto para España en la eliminatoria de cuartos de final del grupo mundial de la Copa Federación de tenis, que enfrenta al combinado nacional a Italia, al imponerse a las transalpina Flavia Pennetta por 2-6 y 3-6.

La jugadora valenciana, número 1 del equipo español y número 30 del mundo, pasó por encima de Pennetta, que ocupa actualmente el puesto 34 en el ránking de la WTA y que en los enfrentamientos previos se imponía a la española (2-1).

Anabel Medina sacó su mejor tenis y provocó continuos errores de la 'azzurra', que pese a contar en todo momento con el aliento del público presente en el PalaVesuvio Arena de Nápoles, no pudo hacer frente en ningún momento a la solvencia de la española.

Tras esta victoria, el combinado dirigido por Miguel Marguets completa una jornada redonda ya que a este punto logrado por Medina hay que sumarle el conseguido anteriormente por Nuria Llagostera, que doblegó a Francesca Schiavone en tres sets (6-7, 6-3 y 2-6), en el partido que abrió la eliminatoria.

La jornada de mañana se abrirá con el enfrentamiento entre las número 1 de cada equipo, Medina y Schiavone, donde España podría certificar su pase a semifinales. Si fuera necesario, el combinado nacional cuenta con la baza del Pennetta-Llagostera y del partido de dobles, en el que Lourdes Domínguez y Carla Suárez esperan su oportunidad.

Llagostera dio el primer punto a España 

Antes, Nuria Llagostera se llevó el primer punto de eliminatoria al ganar a la italiana Francesca Schiavone por 7-6 (4), 3-6 y 6-2. Nuria Llagostera, ciento trece posiciones por detrás de Schiavone en la actual clasificación WTA, disputó un partido perfecto ante una rival a la que hizo muy inferior. La española saltó muy fuerte mentalmente a la pista, centrada, con la lección bien aprendida, y con variados golpes profundos, ajustados a las líneas, no permitió que su rival adquiriese el ritmo que más le gusta.

La mallorquina, tras cuatro juegos iniciales en los que Schiavone mantuvo con cierta tranquilidad sus dos servicios, empezó a tutear y sobre la pista y a complicar la vida a la italiana, que se mostraba incómoda y que apenas subía a la red. Ello permitió a Llagostera hacerse con la primer rotura del partido en el quinto juego, aunque la igualdad se estableció en el siguiente con una doble falta en un juego donde no funcionó el primer saque de la española.

La suerte de un set que debía haber hecho suyo antes Llagostera se tuvo que decidir en el decimotercer, y decisivo, juego. Ahí, pese a los ánimos de aliento del público italiano a su jugadora, volvió el juego firme y profundo de la española, que se fue pronto a un favorable 5 a 2 que era la antesala al fácil 7 a 4 con que se llevó una larguísima manga que duró sesenta y cuatro minutos.

El segundo set vivió un cierto relajamientos de ambas jugadoras sobre el saque de su rival, volcándose en ganar el propio. Así fue hasta el séptimo juego, en que el servicio la volvió a jugar una mala pasada a Llagostera, que cedió el suyo. Schiavone igualó el encuentro al hacerse con el segundo set por 6-3. El tercer set se inició de forma muy esperanzadora para Llagostera, que volvió a castigar con golpes profundos a un Schiavone que iba de un lado a otro de la pista.

Con 2-1 y servicio de Llagostera, el partido sufrió un inesperado parón de unos cincuenta minutos, al ser detectada por la española una gotera justo en la zona donde debía servir. El parón no afectó en nada a Llagostera, que volvió a la pista mandona y golpeando duro a Schiavone. Tanto que se fue a un contundente 5-1 ante una rival desquiciada al no saber parar la avalancha de la española.