Sábado, 2 de Febrero de 2008

Gasol hace feliz a Bryant y todos hablan de traspaso "histórico"

EFE ·02/02/2008 - 09:31h

EFE - Fotografía de archivo, tomada el 23 de enero de 2008, del pívot Pau Gasol quien se ha convertido en nuevo jugador de Los Angeles Lakers, tras haber alcanzado los responsables de los Lakers a un acuerdo con los Memphis Grizzlies para el traspaso del ex barcelonista.

No se recordaba en la NBA desde la marcha del pívot Shaquille O'Neal a los Heat de Miami tanto interés y análisis sobre las consecuencias de un traspaso como el que ha generado el ala-pívot español Pau Gasol que es el nuevo jugador de Los Angeles Lakers.

Después de completarse el traspaso ayer, viernes, entre los Lakers y los Grizzlies de Memphis, el ex equipo de Gasol, de inmediato todos los analistas del mundo de la NBA, entraron en acción para llegar a la conclusión del "acierto" y la trascendencia que tendrá de cara al futuro en la competición de liga.

Mas concretamente dentro de la Conferencia Oeste, donde ahora los Lakers son el cuarto equipo, empatado con los Spurs de San Antonio, pero con la llegada de Gasol ya han elevado su potencial a ser también aspirante al título de liga.

Pero quizás el factor más importante que se dio de inmediato con el traspaso fue ver "completamente" feliz por primera vez en su carrera profesional a la gran estrella de los Lakers, el escolta Kobe Bryant, que ahora no sólo sabe que es líder indiscutible, sino que también tiene a un compañero que le puede dar un título.

El divorcio deportivo entre O'Neal y Bryant se dio porque ninguno de los dos querían compartir el liderazgo dentro del equipo y además el escolta deseaba demostrar a todos que sin el pívot más dominante de la liga hasta hace cuatro temporadas podía también conseguir un anillo de campeón.

Los Lakers apostaron por su liderazgo y le prometieron que le podrían a su lado aquellos jugadores de calidad que necesitase para conseguir su cuarto anillo de campeón como profesional.

Después de pasar tres temporadas sin ver cumplida esa promesa, Bryant abrió el pasado verano una "crisis" dentro de los Lakers al pedirle públicamente que quería irse del equipo, que deseaba ser traspasado.

El dueño del equipo, Jerry Buss, a pesar de sus problemas con la ley después de ser detenido por conducir en dirección contraria, embriagado y con una joven a su lado, entendió el mensaje, le pidió calma y al gerente general de los Lakers, Mitch Kupchak, que buscase al hombre ideal.

Entonces fue cuando entró de nuevo en escena el veterano Jerry West, el gran amigo y mano derecha siempre de Buss, aunque se fuese por un tiempo del equipo para ser presidente de los Grizzlies, y les preparó el camino de llegar a Gasol con un traspaso "regalado".

Solo fue cuestión de saber esperar, tener una vez más suerte, y que el hermano mediano de Gasol, Marc, seleccionado por los Lakers con el número 48, una elección aconsejada por el propio West a su discípulo Kupchak, haya elevado su valor hasta el puntos que los Grizzlies le tiene reservado el puesto que deja Pau.

La operación resultó perfecta y cuando menos se esperaba, se cerró el traspaso, que habían estado trabajando durante varias semanas ambos equipos.

Gasol no sólo salvaba a Buss por la palabra dada a Bryant y a Kupchak como buen gestor del equipo, sino que además llenaba de felicidad a la gran estrella del equipo y de paso al entrenador Phil Jackson le devolvió también la ilusión de ahora si pensar en su décimo título de liga.

"Hemos conseguido a un gran jugador, versátil, que domina bajo los aros y nos hará ser un equipo mucho mejor", declaró Bryant. "Ahora sí vamos en la dirección correcta".

Esa es la nota común y valoración que han hecho especialistas como el legendario Bill Walton, cuyo hijo Luke será ahora compañero de Gasol.

"Es un momento histórico para la franquicia de los Lakers", comentó Walton. "Gasol es un gran jugador, el que necesitaba el equipo y además a cambió no han dado nada, sencillamente es una fecha para el recuerdo y una oportunidad de oro que Kupchak ha sabido aprovechar mejor que nadie".

Por su parte los entrenadores, ahora sin equipo, como Rick Carlisle, Hubbie Brown y Mike Fratello, los dos últimos formaron y dirigieron en los Grizzlies a Gasol, fueron unánimes al reconocer que los Lakers habían logrado el traspaso que necesitaban porque además de haber conseguido un gran jugador dentro del campo también se llevaban una "excelente" persona.

Todos ellos también coincidieron que con Bryant, Bynum, cuando esté recuperado, y Gasol junto al resto de los buenos jugadores que hay en la plantilla de los Lakers, el equipo bajo la dirección de Jackson, va a tener más de cuatro opciones en su ataque y bajo los aros será muy difícil impedir su dominio.