Sábado, 2 de Febrero de 2008

Zapatero exige a Rajoy que tome una decisión sobre Lamela

AGENCIAS ·02/02/2008 - 14:43h

 

En el parqué de los votos cotiza no sólo la economía, sino también la defensa de una convivencia tolerante frente a la opa hostil de las doctrinas que pretenden hacer prevelacer creencias morales o religiosas sobre el libre albedrío de cada ciudadano en decisiones que sólo a él y a su dignidad humana competen. Eso es, al menos, lo que intenta José Luis Rodríguez Zapatero, decidido a combatir esa clase de dominación, que tiene múltiples manifestaciones.

Una de las más lacerantes es el caso Lamela, que traspasa las fronteras de la Comunidad de Madrid. La actitud del gobierno de Esperanza Aguirre y de su ex consejero de Sanidad, que pretendió convertir en delincuentes a profesionales de la medicina que, a la luz del dictamen de la Justicia, sólo cumplieron con su obligación de ahorrar dolor a quienes ya no podían tener mayor expectativa, fue puesta por Zapatero como ejemplo de intolerancia "inaceptable en democracia".

"Todos deciden por él"

El candidato socialista emplazó al líder conservador, Mariano Rajoy, a que "tome alguna decisión en relación con lo que ha pasado" en una comunidad gobernada por su partido, exigencia que levantó al auditorio de una Convención Municipal organizada en Zaragoza como foro electoral. No dejó Zapatero pasar la oportunidad para clavar a su antagonista una banderilla electoral, al anteponer a su exigencia la muletilla: "Ya que todos toman las decisiones por él...".

El caso Lamela desplazó así momentáneamente a la Conferencia Episcopal del centro de atención, aunque no por completo. No hubo ayer ninguna referencia directa de Zapatero, pero cuando reclamaba "una amplia mayoría para que las posiciones que cada día son más cerradas y excluyentes tengan que cambiar...", alguien del público gritó: "¡La iglesia!". El líder socialista inició el movimiento de asentir con la cabeza, pero se contuvo a medio camino para precisar: "Me estaba refiriendo a la derecha... Este país tiene derecho a una nueva derecha que no ponga toda su energía en atacar al Gobierno en la lucha contra el terrorismo". Osea, que la derecha incluye también a la jerarquía católica.