Sábado, 2 de Febrero de 2008

Hamás acepta observadores de la UE si viven en Gaza o Egipto

EFE ·02/02/2008 - 12:51h

EFE - Policias fronterizos egipcios intentan frenar a una multitud de seguidores de Hamas que se manifestó ayer para apoyar la apertura de la frontera de Palestina con Egipto.

El Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás) acepta el regreso de los observadores de la Unión Europea (UE) a la terminal de Rafah, frontera sur de la franja de Gaza, si residen en este territorio palestino o en Egipto, anunció el grupo.

Tras tres días de negociaciones por separado en El Cairo entre las autoridades egipcias, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el movimiento islámico, Hamás sigue expresando, no obstante, reservas al acuerdo internacional de 2005 que estipulaba la presencia de una misión de observación de la UE en el cruce.

Así lo manifestó hoy el negociador de Hamás Mohamed Nasser, quien precisó que la delegación del movimiento tiene previsto regresar hoy de Egipto tras el diálogo mantenido con la ANP a través de El Cairo.

Los observadores europeos abandonar el paso fronterizo en junio del año pasado, después de que Hamás -considerada organización terrorista por los Veintisiete- se hiciera con el control de la franja de Gaza tras enfrentarse a las fuerzas leales al presidente de la ANP, Mahmud Abás.

En la capital egipcia Abás insistió en su rechazo a permitir que Hamás tenga ningún control sobre el cruce de Rafah, y propuso la reapertura del mismo según un acuerdo por el que sus fuerzas tomen la responsabilidad de la frontera en coordinación con los observadores comunitarios.

Hamás rechaza cualquier arreglo similar al de 2005, que fue alcanzado con la mediación de EEUU y el Cuarteto para Oriente Próximo (que incluye además a la UE, la ONU y Rusia) y en que incumbe a Israel, Egipto, la ANP y la UE.

Los islamistas sostienen que en tanto los observadores vivan en Israel como lo venían haciendo hasta la fecha, el Ejército de ese país puede cerrar el cruce impidiendo que atraviesen la zona fronteriza del sur de Gaza hasta llegar a la terminal de Rafah.

Y el acuerdo alcanzado entre las partes señalaba que sin los observadores el paso no puede operar.

La ANP insiste por su parte en que la frontera sur de Gaza no debería estar controlada necesariamente por observadores internacionales, según manifestó hoy el negociador y asesor de Abás, Yaser Abed Rabbo.

Con todo, apuntó el funcionario, el liderazgo palestino prefiere reabrir Rafah de acuerdo con el acuerdo internacional previo que incluía la presencia de los monitores europeos del lado palestino de la terminal.

La frontera sur de la franja de Gaza fue asaltada hace dos semanas por milicianos palestinos provocando una avalancha humana hacia el territorio egipcio.