Sábado, 2 de Febrero de 2008

Los rebeldes toman la capital de Chad

La guerrilla llegó esta mañana a Yamena donde en poco más de tres horas derrotó al Ejército chadiano. Las comunicaciones están cortadas y los extranjeros esperan a ser evacuados en las próximas horas

ISABEL COELLO ·02/02/2008 - 10:55h

 Los tres grupos rebeldes Unión de Fuerzas para la Democracia, Reunificación de Fuerzas para el Cambio y Fundamental, han tomado Yamena esta mañana por la fuerza. Desde las 8.00 horas (7.00 horas GMT) los guerrilleros y el Ejército han librado violentos combates a las puertas de la capital de Chad con el objetivo de derrocar al presidente Idriss Déby, en el poder desde 1990. Se desconoce todavía el balance de heridos y muertos.

Se trata de la segunda vez que los rebeldes llegan a Yamena en los últimos dos años, pero en la anterior ocasión los insurgentes se quedaron a las puertas ya que Déby recibió el apoyo de Francia, antigua potencia colonial, que evitó que los rebeldes tomaran el poder. La situación hoy era muy distinta y los combates cerca del palacio presidencial indicaban que podría ser el fin del régimen de 18 años del presidente. Durante toda la mañana se escucharon disparos de armas automáticas y la explosión de bombas y morteros, pero era difícil saber qué ocurría ya que la red de telefonía móvil local chadiana lleva dos días sin funcionar.

Mientras las columnas de humo se levantaban desde varios puntos de la ciudad, hubo un momento en que el tráfico se reanudó y la gente aprovechó para lanzarse a la calle. Fue por poco tiempo. Enseguida el sonido de las armas automáticas y de los combates cercanos devolvió a toda la población a sus escondites.

Los extranjeros fueron enviados a tres puntos distintos de la ciudad que permanecen vigilados por las tropas francesas de cara a su previsible evacuación. Las instrucciones de la embajada gala eran claras: de ninguna manera se debía salir a la calle.

La ONU ya había anunciado el viernes que evacuaría de la capital a todo el personal no esencial para sus operaciones. En el este, donde se hallan los campos de refugiados y desplazados, no se registraban por la mañana combates y muchas ONG no se han trasladado todavía. Francia, que tiene a 1.450 soldados en el país, envió el jueves 150 soldados adicionales desde Libreville, Gabón, para proteger a sus ciudadanos.

De hecho, el Elíseo comunicaba esta mañana que sus soldados no intervendrían en ningún momento en los combates y dejaban claro que estaban allí sólo para defender a los europeos y estadounidenses. El ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, confirmaba a primera hora de la tarde que había acordado con su homólogo francés, Bernard Kouchner, que los 10 religiosos españoles que se encuentran en el país saldrían de allí con el Airbus que ha fletado el Ejército del aire francés.

El poder viene del este

En Chad parece que se vuelve a cumplir el dicho popular “El poder viene del este”. Los tres grupos rebeldes han tomado una ruta parecida a la que llevó al poder al dictador Hissene Habré y al propio Déby. Ambos reunieron a sus tropas en Sudán antes de atravesar el país y tomar la capital. Los tres grupos rebeldes se unieron el pasado 22 de diciembre bajo un mando militar único. Muchos de sus componentes formaban parte del Gobierno o del Ejército de Déby y se han convertido en disidentes, uniéndose a los rebeldes.

El presidente de Chad acusa a Sudán de financiar a estos grupos y Sudán acusa a Déby de financiar a otros rebeldes para que ataquen a sus milicias en Darfur. Al margen de quién financia a quién, una cosa está clara: los rebeldes, que no se creen que han tomado el poder tan rápido, luchan con mucha más motivación que el malpagado y más desmoralizado Ejército chadiano.

El avance rebelde ha tardado tres días para llegar a la capital desde el este, a mil kilómetros de Yamena. El pasado 31 de enero anunciaron la toma de la ciudad de Oum Hadjer, mienras que el viernes ya se registraban combates en Massenya, a 50 kilómetros de la capital.

No obstante, un bando y otro tienen una percepción de la realidad muy distinta. Por una parte, el portavoz rebelde Abderraman Koullamallah, declaraba a Radio France Internacional que "la ciudad ha caído y está en nuestro poder. Entramos con 300 vehículos y las fuerzas gubernamentales huyeron inmediatamente, aunque todavía quedan algunos focos de resistencia". Por otra, el Gobierno lo desmiente. El general Mohammed Ali Abdalá, quien decía hablar desde el palacio presidencial, declaraba a la misma emisora: "No sé lo que piensan ellos, pero ni hemos perdido el control de la capital ni hemos empezado a huir. Los combates han terminado precisamente porque son ellos los que han huido".

Para más confusión, se desconoce totalmente el paradero de Déby. Aunque no sería de extrañar, tal y como se decía esta mañana en RFI que Nicolas Sarkozy, que llamó esta mañana al presidente de Chad, le ofreciera salir del país con el Ejército francés.

Control francés

Chad alberga a 250.000 refugiados sudaneses que han huido de la guerra en la vecina región de Darfur pero también cuenta con una población aproximada de 185.000 desplazados internos, es decir chadianos, que han huido de sus casas como consecuencia de los ataques sufridos por las luchas internas. La protección de los campos de refugiados y desplazados es el principal objetivo de la fuerza militar de la Unión Europea (EUFOR) que debe desplegar próximamente 3.700 soldados en Chad.

El pasado lunes, Bruselas dio la última aprobación para el despliegue de la fuerza y los primeros aviones con soldados debían llegar el jueves y el viernes, pero el avance de los rebeldes ha retrasado la operación. No es el primer retraso de la fuerza europea. En teoría, ésta debía haberse desplegado en noviembre, pero las fecha se ha pospuesto varias veces debido a que faltaban helicópteros y recursos financieros o logísticos.

El hecho de que los rebeldes hayan tomado la iniciativa a sólo días de la llegada de las tropas europeas no parece ninguna casualidad. En una entrevista digital en una web prorebelde, el portavoz Abderaman Koulamallah dijo que “el despliegue de la EUFOR es una maniobra del Gobierno francés para tratar de salvar a Déby, pero ¿quién llegará antes a Yamena, nosotros o la EUFOR? La respuesta la tiene el conjunto de chadianos que están hartos de este régimen corrupto y decadente”. El portavoz rebelde, además, advirtió a los europeos “contra una aventura militar en Chad”.

El hecho de que Francia se haya comprometido a aportar más de la mitad de los 3.700 soldados previstos al EUFOR ha sido percibido por los rebeldes como un intento de la antigua potencia colonial de seguir manteniendo el control de lo que ocurre en el país, un hecho que preocupa también a las organizaciones humanitarias, que temen convertirse en objetivo militar si son asociadas con la fuerza extranjera o si estando bajo la protección de la EUFOR esta resulta atacada.

Corrupción y petroleo

La lucha por el poder en Chad, uno de los países más corruptos del mundo, se ha recrudecido desde que el país comenzó a producir petróleo en 2003. A la mayor tarta económica a repartir, se suma el hecho de que el presidente Deby se niega a abandonar el poder que él mismo tomó en 1990 en una incursión similar. Deby cambió la constitución en 2005, para permitirse a si mismo presentarse a un tercer mandato presidencial. A continuación celebró unas elecciones boicoteadas por la oposición que ganó. 



Noticias Relacionadas