Viernes, 1 de Febrero de 2008

Clinton y Obama vuelven a ser amigos en California, por Isabel Piquer

En su primer debate prefirieron atacar a los republicanos.

ISABEL PIQUER ·01/02/2008 - 21:26h

En el Kodak Theater de los Angeles, donde presumiblemente se celebrarán los Oscars el próximo dia 24, si la huelga de guionistas lo permite, Hillary Clinton y Barack Obama tuvieron su primer mano a mano, el pasado jueves, en un debate organizado por la CNN en el estado con más delegados de las primarias (441 de 3254), California, la joya del “supermartes”.

Algo del glamour de un escenario más acostumbrado a las lentejuelas que al pugilato político se contagió a los dos candidatos que compitieron por el premio a la amabilidad.

“Era amigo de Hillary Clinton antes de empezar la campaña y lo seguiré siendo cuando haya terminado”, dijo Obama que abrazó a su rival al terminar el encuentro ante una asistencia en pie, en la que se podía ver a Diane Keaton, Steven Spielberg y Leonardo DiCaprio.

Un asiento vacío, en un decorado preparado para tres, recordó la ausencia de John Edwards, que un día antes había decidido retirarse de la carrera.

Los dos contendientes lo mencionaron con respeto, esperando  un respaldo que el ex senador por Carolina del Norte se reserva de momento.

En el estado donde nació políticamente Ronald Reagan, Obama y Hillary centraron sus ataques en los republicanos y en el presidente George Bush.

“Con solo mirarnos, se puede ver el cambio, no somos más de los mismo”, dijo la ex primera dama al compararse con los cuatro varones blancos conservadores que un día antes se habían enfrentado en otro debate.

Los sondeos se mueven 

De momento los sondeos están a favor de Clinton (43% frente a 40% para Obama) pero la candidata ha perdido seis puntos en la última semana.

Espera que el apoyo de los latinos (donde cuenta con 69% de los votos), que la ayudaron a ganar en Nevada, y el respaldo de figuras hispanas, como el popular alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, vuelvan a marcar la diferencia en California.

No hay estado con más delegados en las primarias. Luego están Nueva York, con 281, que también vota el 5 de febrero, y Texas, con 228, que se pronuncia el 4 de marzo.

Ganar en California también supone asegurarse el respaldo financiero de las fortunas demócratas de la industria del cine.

Más allá de las primarias ni Obama ni Clinton quisieron contestar, al final del debate, sobre la remota posibilidad de un “ticket” conjunto.

“Nos queda mucho camino por recorrer y creo que es prematuro” dijo el senador por Illinios, “aunque creo que Hillary estaría en los primeros puestos de cualquier lista”.