Viernes, 1 de Febrero de 2008

Ban exhorta al diálogo en Chad ante el avance de los rebeldes hacia la capital

EFE ·01/02/2008 - 10:42h

EFE - El presidente francés, Nicolás Sarkozy (2-d), y el presidente de Chad, Idriss Deby (d) hablando durante el encuentro que mantuvieron en noviembre de 2007a raiz de la crisis desencadenada por la ONG francesa el Arca de Zoe.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exhortó hoy al Gobierno de Chad y a las fuerzas rebeldes a recurrir al diálogo para superar el recrudecimiento de la violencia ocasionado por una nueva ofensiva insurgente contra Yamena, la capital.

La portavoz de la ONU, Marie Okabe, señaló hoy que Ban reitera "la condena de las Naciones Unidas al uso de la fuerza para hacerse con el poder" ante el avance logrado en los últimos días por una columna rebelde que se dirige a Yamena.

El Ejército chadiano y el convoy de entre 200 y 300 vehículos rebeldes provenientes de la frontera con Sudán se enfrentaron hoy en una localidad a unos cincuenta kilómetros al este de la capital chadiana, según el Gobierno.

En su declaración, Okabe indicó que el líder de la ONU "deplora cualquier acción que pueda empeorar la ya de por si grave situación humanitaria" que vive Chad, que ha visto como el conflicto de Darfur, en el vecino Sudán, ha repercutido en su zona fronteriza.

La portavoz de la ONU hizo especial referencia a la asistencia proporcionada por la comunidad internacional en zona orientales de Chad a refugiados de Darfur y desplazados internos que huyen de la violencia.

"El secretario general insta a todas las partes a que cumplan los compromisos que asumieron en los diferentes acuerdos de paz que firmaron y que recurran urgentemente al diálogo para alcanzar una solución pacífica y negociada en esta última crisis", agregó Okabe.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se vio obligado el jueves a evacuar a 48 miembros de su personal en Guereda, este de Chad, debido a una serie de ataques armados.

Un número de personal mínimo permaneció en los dos campos de la zona que alojan a unos 30.000 refugiados sudaneses, según ACNUR.

En las últimos días, cinco vehículos pertenecientes a la ONU, a organizaciones socias y a Médicos Sin Fronteras Suiza, fueron robados a punta de pistola, y hombres armados irrumpieron dos noches consecutivas en el complejo de la organización en Guereda.

Pese a que el Gobierno firmó en octubre pasado un acuerdo de paz con cuatro grupos rebeldes chadianos que operaban desde Sudán, ambas partes violaron repetidamente la tregua y reanudaron las hostilidades en noviembre y diciembre.