Viernes, 1 de Febrero de 2008

Airbus prueba con su A380 un nuevo combustible que abre la puerta a biomasa

EFE ·01/02/2008 - 20:46h

EFE - Imagen de un avión Airbus A380. El fabricante aeronáutico europeo Airbus se sirvió hoy de su avión paradigmático de la búsqueda de eficiencia energética, el gigante A380, para el primer vuelo de prueba de un programa para la búsqueda de alternativas ante el fin anunciado de la era del petróleo.

El fabricante aeronáutico europeo Airbus lanzó hoy un programa de investigación de carburantes sintéticos, que abre la puerta al uso de la biomasa en los aviones, con un primer vuelo de prueba de su modelo gigante A380 que utilizó un queroseno mezclado con un combustible sintético obtenido de gas.

El programa, en el que participan por ahora, además de Airbus, la compañía petrolera Shell, el fabricante de motores Rolls Royce y la compañía aérea Qatar Airways, se marca como primer objetivo realizar los primeros vuelos comerciales con una mezcla de este combustible sintético al 50 por ciento a partir del año próximo.

A más largo plazo, el responsable de combustibles alternativos de Airbus, Sebastien Rémy, señaló en una conferencia de prensa en las instalaciones del grupo en Filton (Reino Unido), que la meta es que en el horizonte de 2025 en el carburante de los aviones un 25 por ciento sea un componente alternativo al queroseno.

Y si para 2015 una nueva generación de bio-combustibles dejara de competir con la producción de alimentos, Rémy dijo que en 2030 un 30 por ciento del queroseno de la aviación podría ser obtenido de biomasa.

"A la larga, la idea sería poder fabricar queroseno a partir de biomasa", explicó a Efe el jefe del equipo de pruebas de Airbus, Fernando Alonso, que precisó que el vuelo de hoy "es el primer paso de un trabajo que va a durar muchos años".

Alonso subrayó que el recurso a la biomasa con esos bio-combustibles de segunda generación que no hagan la competencia a la producción de alimentos permitiría reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), causantes del efecto invernadero.

La prueba de hoy se realizó con un vuelo de tres horas de un A380 entre Filton, en el sur del Reino Unido, y la sede de Airbus en Toulouse, al sur de Francia.

Después de que el A380 se posara en Toulouse, Airbus afirmó en un comunicado que este primer vuelo había sido "un éxito".

Uno de los cuatro reactores Trent 900 (fabricados por Rolls Royce) estaba alimentado por once toneladas de una mezcla de combustible con un 40 por ciento de carburante sintético líquido obtenido de gas (GTL), mientras los otros tres llevaban el queroseno habitual.

El diagnóstico de este test en vuelo, que permitirá comprobar posibles diferencias por el uso de este carburante alternativo, se empezará a conocer en unos dos meses.

El GTL fabricado por Shell en su planta británica de Thorton, tiene la misma eficiencia energética que el queroseno tradicional de la aviación, y provoca el mismo nivel de emisiones de CO2, aunque como la combustión es más limpia, se reducen las partículas que salen al aire, con lo que produce menos contaminación atmosférica local.

Rémy avanzó que en los próximos meses se creará una plataforma industrial europea para liderar este programa, e insistió en que su viabilidad pasa porque sea aceptado por el conjunto del sector mundial de la aviación, lo que significa incorporar a todos los grandes actores en "una iniciativa global".

En representación de Qatar Airways, Stephen Vella indicó que espera poder empezar a operar comercialmente a partir del año próximo con un queroseno en el que haya una mezcla del 50 por ciento de carburante sintético.

La compañía qatarí tiene interés en este proyecto porque su país es uno de los grandes productores de gas con el que se fabricaría el GTL.