Viernes, 1 de Febrero de 2008

Los fondos del Museo del Greco muestran en Sevilla al pintor de la luz y el color

EFE ·01/02/2008 - 08:19h

EFE - El presidente andaluz, Manuel Chaves (i), y el de Castilla-La Mancha, José María Barreda, caminan por el patio del Palacio de San Telmo en Sevilla.

Un conjunto de 24 lienzos procedentes del toledano Museo del Greco mostrarán hasta el 30 de marzo en el Bellas Artes de Sevilla a este artista como un pintor "de la luz y del color", según ha señalado Ana Carmen Lavín, comisaria de esta exposición que se verá también en Valencia y Zaragoza.

Inaugurada hoy en Sevilla por los presidentes de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y de Andalucía, Manuel Chaves, la exposición ha sido posible por las obras de remodelación del Museo del Greco, en las que se han invertido tres millones de euros, lo que ha posibilitado que, con carácter excepcional, salgan casi todas sus obras, lo que no sucedió ni durante la Guerra Civil.

Según explicó la comisaria en conferencia de prensa, están todos los lienzos del Museo menos dos, "La vista y plano de Toledo" y "San Bernardino", obras que un equipo de restauradores consideraron que no estaban en condiciones de viajar.

Entre las obras que Lavín destacó están "Las lágrimas de San Pedro", "Santa Faz", una "Sagrada Familia" que calificó de "maravillosa e inquietante" y el "Tríptico de San Nicolás de Bari", que recuerda a los iconos bizantinos y es una de las predilectas de la Reina Sofía.

También destacó el "Apostolado" completo, una serie de trece lienzos, con el de Jesús, que según la consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres, supone todo un "tratado sobre lo gestos y las miradas", mientras que Lavín subrayó la excepcionalidad de que se muestre el conjunto completo, lo que en situación normal no hubiera permitido la actual política de préstamos.

Lavín dijo que, además de ser una "ocasión única" para ver estas obras fuera de su museo, la exposición también es una oportunidad para conocer a personajes como el Marqués de la Vega Inclán, quien a finales del XIX y principios del XX adquirió y mandó restaurar todas estas obras y abrió el Museo del Greco en 1910.

El marques creó además la Red de Paradores Nacionales, fue el Primer Comisario Regio de Turismo y, en el caso de Sevilla, promovió la reconstrucción del Barrio de Santa Cruz e impulsó la construcción del Hotel Alfonso XIII.

Además de insistir en que, lejos de ser el pintor oscuro y triste por el que alguna vez se le tuvo, y en que estos lienzos muestran al Greco "de la luz veneciana", Lavín explicó que el título de la muestra "El Greco, Toledo 1900" se explica en que "la actual Toledo está articulada alrededor de elementos culturales, y su aglutinador es El Greco".

Cuando se creó el Museo del Greco "se empezó a transformar la ciudad que Toledo es hoy día", añadió en relación con los otros elementos que acompañan los lienzos del pintor cretense que trabajó en Toledo desde 1577 hasta 1614.

Estos elementos son una selección de fotografías del Toledo de inicios del siglo XX y un retrato de Sorolla, ya que el otro objetivo de la muestra es poner de relevancia cómo, tras tres siglos de olvido, la obra del Greco se valora y se recupera en los primeros años del siglo pasado, en coincidencia con el estudio que Bartolomé Cossío efectuó en 1908 sobre el artista.

Hasta ese momento se consideró al Greco como un autor maldito y extravagante autor de unas pinturas deformes y alucinadas, sin considerar sus técnicas vanguardistas, una valoración que, en palabras del director general de Bienes Culturales del Ministerio, José Jiménez, supuso la apertura de un proceso hacia la modernidad e incluso hacia los gustos y tendencias del arte actual.