Viernes, 1 de Febrero de 2008

La OPEP decide no aumentar la oferta de crudo por temor a una menor demanda

EFE ·01/02/2008 - 10:45h

EFE - El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdalla El-Badri (segundo plano), y el ministro de Petróleo argelino y presidente de la OPEP, Chakib Khelil, son fotografiados durante la rueda de prensa celebrada tras la primera reunión extraordinaria de ministros de la OPEP en el año 2008, en la sede de la OPEP en Viena (Austria), hoy 1 de febrero.

La OPEP decidió hoy no aumentar su oferta de crudo a pesar de los altos precios del petróleo, movida por el temor a que una posible recesión económica provoque una fuerte desaceleración de la demanda mundial de "oro negro".

Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) concluyeron hoy en Viena una reunión extraordinaria en la que dejaron sin cambios, en 29,67 millones de barriles diarios (mbd), su cuota oficial de producción de crudo, que abarca el bombeo de doce de los trece Estados miembros, todos menos Irak.

"A la vista de la situación actual, junto a la prevista desaceleración económica", los ministros acordaron que "la producción de la OPEP es suficiente para satisfacer la demanda que se espera en el primer trimestre del año", señala la declaración final del encuentro.

Al mismo tiempo, se comprometieron a "vigilar atentamente" la evolución del mercado ante las "significantes incertidumbres asociadas a la prevista desaceleración de la economía mundial" hasta el 5 de marzo, cuando volverán a reunirse en Viena.

Entonces "todas las opciones serán estudiadas", dijo a la prensa el ministro qatarí de Petróleo, Abdullah bin Hamad Al Attiyah, tras concluir la 147 conferencia ministerial de la OPEP, mientras que su homólogo venezolano, Rafael Ramírez, reconoció como "posible" que dentro de un mes se pacte una reducción de los suministros.

Con esta decisión, la OPEP hizo caso omiso de las insistentes y reiteradas peticiones de Estados Unidos y otras naciones consumidoras para que incremente sus suministros con el fin de abaratar el petróleo y aliviar así las presiones inflacionistas, especialmente ante la tensa situación de la economía estadounidense.

El precio del crudo de Texas (WTI), la referencia para EEUU, se comerciaba este mediodía a 91,70 dólares por barril. El pasado 3 de enero rompió por primera vez la barrera de los 100 dólares/barril.

Pero la OPEP rechazó ser responsable de la fuerte escalada de estas cotizaciones, especialmente la registrada desde mediados de septiembre de 2006, cuando por primera vez el WTI y el crudo Brent rebasaron los 80 dólares/barril.

"No se debió a una falta de oferta", dijo el ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, en una rueda de prensa en la sede vienesa de la OPEP, tras concluir la conferencia ministerial en la que fue confirmado como presidente de la organización durante todo este año.

"Los precios subieron tras el anuncio de la 'crisis subprime' (de hipotecas de alto riesgo). La evolución de los precios vino después de eso", recordó el presidente.

Por su parte, el secretario general de la organización, el libio Abdalla Salem El-Badri, destacó que los cálculos y medidas que toma la OPEP se basan en el precio del barril referencial del grupo, que se calcula basándose en doce calidades de crudo, y cuyo promedio en todo 2007 fue de 69,17 dólares.

La "cesta OPEP", como se conoce dicho barril, se vendió ayer a 88,10 dólares y cerró así enero con un precio medio de 88,50 dólares para todo el mes.

La preocupación de que una abundante oferta frente a una caída de la demanda de crudo pueda provocar un desplome de los precios fue uno de los factores determinantes de la decisión de hoy, que por otra parte era la esperada en los mercados, pues había sido adelantada por la mayoría de los ministros.

Jelil recordó que, habitualmente, la demanda mundial de crudo retrocede en el segundo trimestre del año debido al menor consumo de calefacción que se produce al finalizar el invierno boreal.

A esta situación se añade el temor a que una posible recesión frene la demanda energética en general, al tiempo que la OPEP calcula que el crecimiento del bombeo de sus principales competidores, los productores de petróleo no miembros del grupo, superará al aumento de la demanda de petróleo este año.