Viernes, 1 de Febrero de 2008

Marini continúa con sus consultas para formar Gobierno en un clima pesimista

EFE ·01/02/2008 - 11:15h

EFE - El presidente del Senado de Italia, Franco Marini, habla durante una rueda de prensa ofrecida en el Palacio Giustiniani de Roma, Italia, ayer 31 de enero de 2008.

El presidente del Senado italiano, Franco Marini, continúa hoy las consultas con los partidos políticos para sondear si es posible formar un Gobierno que cambie la polémica ley electoral, aunque rodeado de un clima pesimista.

Marini comenzó el jueves las consultas con las delegaciones de los partidos minoritarios y hoy se reunirá con formaciones con mayor representación parlamentaria como Los Verdes, el Partido Socialista, Italia de los Valores, Comunistas Italianos y Refundación Comunista, entre otros.

Las reuniones de ayer ya mostraron la dificultad de alcanzar un consenso para apoyar una nueva ley electoral, a lo que se unió las declaraciones de los líderes del centroderecha que insisten en que se celebren elecciones en primavera.

"El país no puede seguir conteniendo la respiración. Es necesario acudir a las urnas", explicó tras su reunión con Marini el líder de la Unión Demócratas para Europa (UDEUR), Clemente Mastella, cuyo abandono de la coalición de centroizquierda dejó en minoría en el Senado al Gobierno y provocó su caída.

Aunque toda la atención está puesta en la reunión que mantendrá también hoy el presidente del Senado con la delegación de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro (UDC), dirigida por Pier Ferdinando Casini, y la única que puede romper el equilibrio.

El UDC, socios en la coalición de centroderecha, se ha mostrado siempre a favor de cambiar la ley electoral antes de acudir a las urnas, pero en los últimos días el líder de la oposición, Silvio Berlusconi, les ha hecho renunciar a este objetivo y resignarse a las elecciones anticipadas.

Marini aseguró ayer antes de comenzar las consultas que "con la buena voluntad y con discursos claros puede existir un rayo de esperanza" y que su misión es "difícil pero no imposible".

Los medios de comunicación publican hoy que Marini ha manifestado a sus colaboradores más cercanos que su intención es "convencer a Berlusconi de que no es el momento para ir a votar" durante su reunión prevista para el próximo martes.

Sin embargo, el líder político y magnate de la comunicación insistió en que no "cederá al canto de las sirenas" y que continuará pidiendo elecciones en primavera, seguro de que alcanzará la victoria, según los últimos sondeos.