Sábado, 2 de Febrero de 2008

"Curry Valenzuela es el hecho diferencial español"

Héctor de Miguel (Salamanca, 1977) es un cantautor con alma de cómico. O un facha con pinta de gafapasta. Se le conoce como Quequé y, desde el programa nocturno 'Noche Hache' (Cuatro), se ha convertido en el azote de los medios. En su sección diaria, desmenuza lo emitido, radiado o escrito desde la perspectiva de un “español de verdad”.

JAVIER SALAS ·02/02/2008 - 11:32h

El salmantino Quequé es el responsable de la sección La guerra de los medios en Noche Hache.

¿Cómo creasteis el personaje de facha que interpretas en el show?
No surgió inmediatamente. Nos fuimos deslizando poco a poco por el precipicio hasta darle su forma actual. Pero tampoco es un personaje cuadriculado, pretendemos darle ciertos matices. Se creó con la total complicidad del guionista porque a los dos es un tipo de personaje que nos divierte mucho, el del seguidor de Aznar. Estamos de acuerdo en que no toda la gente que simpatiza con el ex presidente o con el Partido Popular es así, pero desde luego sí que hay gente así.

¿Cómo se prepara la sección? ¿La construye solo o tiene guionistas que se lo dan todo hecho?
Bueno, esto que te voy a contar es un poco como si un mago desvelara el secreto de sus trucos, pero es verdad que hay que reivindicar y valorar el magnífico trabajo de los guionistas. En concreto, hay un guionista genial, David Navas, que es quien prepara mi sección.

¿Meter ‘morcillas’ aporta algo a la sección?
Sí, claro. En realidad, mi labor consiste en no estropear el trabajo que hace para mí, lo que me dan cuando llego a la grabación. Afortunadamente, el guionista y yo estamos en la misma sintonía, nos hacen gracia las mismas cosas y le encontramos la maldad a los mismos asuntos. Por eso añado a la sección todo lo que puedo, pero sin obsesionarme. Si es para sumar, sí; para restar, lógicamente no merece la pena.

¿Más allá de tu papel en ‘Noche Hache’, eres capaz de hacer humor que no esté tan politizado?
Pues espero que sí (risas). Por ejemplo, en mi espectáculo Quiero ser cantautor, los chistes de contenido político son sólo un 10%; qué digo, un 5 Por no decir nada del show. Aunque tengo que reconocer que ese tipo de humor me gusta mucho, es toda una debilidad. De pequeño, y esto va a sonar muy raro, me gustaba mucho Pedro Ruiz, su programa era mi favorito. Pero es que él fue el primero en empezar a hacer imitaciones de políticos: imitaba a Suárez, a Felipe...

¿Y qué utilidad crees que tiene, si es que el humor ha de tener alguna, hacer chistes sobre políticos y periodistas?
Algún tipo de papel tiene que cumplir, desde luego, cuando desde siempre todas las sociedades han tenido a esos bufones arriesgados que se reían en la cara de los reyes y los poderosos. En nuestro caso, para desdramatizar: si no nos tomamos a risa esta legislatura que ahora acaba, hubiéramos terminado todos a hostias. Hay que quitarle hierro: no se puede ir por la vida tan crispado como algunos personajes.

Dado que Eva Hache se presenta a las elecciones postulándose para la presidencia del Gobierno, ¿será su Manuel Pizarro o su Alberto Ruiz-Gallardón?
Yo preferiría ser Pizarro, por la pasta. Pero también me gustaría ser elegido para dimitir al día siguiente, para dar ejemplo. Ni 24 horas iba a durar en el cargo; en este país, se dimite poco.

¿Qué personaje de los medios es imprescindible?
Fede [Federico Jiménez Losantos] da mucho juego, pero hay grandes tapados. Por ejemplo, Curry Valenzuela. Que esa señora lleve un programa muestra cuál es el hecho diferencial español. Y que lo haga como lo hace... Es mi debilidad.

¿Se puede hacer humor con lo que rodeó al 11-M?
Ahora, ya han quedado desacreditadas las fabulaciones de Pedro J. y sus muchachos, y todo aquello ya está muy manido. Nosotros incluso hicimos una sección específica sobre el 11-M. Es verdad que es algo que generó debate: era lo que era, el mayor atentado de la historia de España, un tema muy delicado. Pero nosotros nos dedicamos a hacer reír. No se trataba de frivolizar. Estoy muy orgulloso del tratamiento que le dimos.

¿Oyente de la Cope?
La sigo por obligación... Si coges taxis en Madrid, sabrás a lo que me refiero. Parece que la radio viene de serie con la Cope sintonizada.

¿Te atreverías a llevar el programa, a darle el relevo a Eva al frente del show?
Estoy muy cómodo en mi papel, la verdad. Soy como Espe, no te digo ni que sí ni que no quiera suceder a Eva (risas). Es que ella hace que parezca más fácil de lo que es.