Lunes, 1 de Octubre de 2007

Correa anuncia la derrota neoliberal en Ecuador

Su partido dominará con facilidad la Asamblea que redactará la Constitución

GORKA CASTILLO ·01/10/2007 - 23:50h

Rafael Correa abraza a una candidata de su partido al celebrar el triunfo. /AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, enseñó ayer a los 13,5 millones de ecuatorianos la senda del cambio. Eufórico, pintó un panorama para la Asamblea Constituyente marcado por un futuro de igualdad, seguridad y prosperidad. Tras confirmarse la aplastante victoria del movimiento Alianza País que lidera, Correa aseguró que ya no existe espacio para "los obsoletos e injustos prejuicios del neoliberalismo".

En otro discurso pronunciado esta vez ante representantes internacionales, el mandatario ecuatoriano ratificó su carácter de "izquierdista reformador". Abogó por la necesidad de una modernización económica a través de la consolidación "de un socialismo participativo" que, a su juicio, será el principal factor de poder de las próximas décadas en toda América Latina.Su aplastante triunfo constituye, en su opinión, la más clara reafirmación de que los partidos tradicionales de corte liberal han entrado "en un ostracismo político. Al menosen Ecuador".

Debacle liberal

Organizaciones con una enorme capacidad de arrastre durante décadas pasadas, como la Unión Demócrata Cristiana, el Partido Socialcristiano y otras más jóvenes, como el Partido Renovador Institucional y Sociedad Patriótica del magnate bananero Álvaro Novoa, no superaron el 10% de los votos.El Movimiento de Justicia Libertaria Alfarista de Manabí, el partido de Mauricio Montesdeoca, El Justiciero no logró ni un solo escaño.

El triunfo de Alianza País, con más de 70 escaños de 130 posibles, permitirá a Correa imponer sus propuestas de reformas institucionales. "No se está construyendo un proyecto unipersonal o un caudillismo, sino que ésta ha sido una victoria de la democracia participativa", indicó ayer a Público, José Alonso, uno de los asesores personales del presidente de Ecuador.

"Correa ha garantizado que la inversión extranjera será bien recibida mientras pague los impuestos, acate la legislación sobre el medio ambiente y trate con respeto jurídico a los trabajadores ecuatorianos", explicó Alonso.

Presidencialismo

El líder de Alianza País, que no se cansó de hablar de igualdad, de la urgencia de erradicar la pobreza y de afianzar los sistemas sociales en Ecuador rechazó de plano que la reforma constitucional que va a acometerse "vaya a fortalecer el presidencialismo". Según precisó el mandatario ecuatoriano, "las funciones de control entre Presidencia y Parlamento serán reguladas y reforzadas porque es lo que quieren los ciudadanos".

La Asamblea Constituyente se constituirá el 31 de octubre y, durante los próximos 180 días, redactará una nueva Carta Magna, "que permita realizar cambios profundos en lo social, laboral, fiscal y ambiental para favorecer a los grupos más vulnerables del país", explicó Alonso. Uno de los primeros objetivos que deberá encarar la Asamblea será la reforma del Parlamento, un instrumento que Correa rechazó antes incluso de ser elegido presidente "por ser un club de intereses privados". Su partido Alianza País decidió no presentarse a las últimas elecciones para deslegitimar a la Cámara. Ahora, tras este contundente éxito electoral, el presidente ha visto cómo se refuerza su intención de disolverlo para formar una comisión legislativa antes de fin de año. "El objetivo es dar una estabilidad institucional a un país como Ecuador que ha tenido 10 presidente en una década", afirmó Alonso.

El presidente mostró ayer su disposición al diálogo con todos los grupos de la oposición "excepto con aquellos que quieran perpetuar el actual sistema de partitocracia imperante", señaló, en referencia al multimillonario Novoa. Correa descartó la promoción de proyectos totalitarios, "agendas ocultas" o acciones en contra de la voluntad de los ciudadanos. También reservó duras palabras para quienes le comparan con el presidente venezolano Hugo Chávez. Su asesor Alonso explicó que "hay coincidencias porque ambos integran el movimiento transformador que se está imponiendo en Latinoamérica" pero existen, a su juicio, grandes diferencias. "Si se estudian sus modelos se observará que Correa también tiene similitudes con Lula o la chilena Bachelet", concluyó.