Lunes, 1 de Octubre de 2007

Yúschenko acusa de falsificar resultados a los gobernadores regionales que apoyan a su rival

Con el 90% escrutado, el PR de Yanukóvich arrebataría el liderazgo del parlamento a Yulia Timoshenko con un 33,41% de los votos frente al 31,32 del Bloque

PÚBLICO / AGENCIA EFE ·01/10/2007 - 22:12h

Agencia EFE - El presidente de Ucrania, Viktor Yushchenko, acompañado de su esposa Katerina el día de la votación. EFE

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, ordenó hoy investigar el retraso del escrutinio de las elecciones del domingo en las regiones controladas por sus rivales políticos, que recuperan porcentajes a medida que avanza el recuento de votos.

Aunque consciente de que su coalición naranja con casi toda seguridad controlará la nueva Rada (Parlamento) y formará gobierno, Yúschenko acusó de falsificar los resultados a las regiones del Este y Sur del país, tradicional granero de votos de su antagonista, el primer ministro Víctor Yanukóvich.

"Estoy preocupado por la lentitud del recuento en las regiones orientales y meridionales, las de Donetsk, Lugansk, Odessa y la república autónoma de Crimea. Todo indica que este proceso se retrasa intencionadamente", denunció Yúschenko.

El PR (Partido de las Regiones) se apoya en la población de habla rusa predominante en las regiones colindantes con el gran vecino del Norte y aboga por el acercamiento a Rusia, mientras los "naranjas", fuertes en el Oeste y Centro, apuestan por la vocación europea de Ucrania y su ingreso en la OTAN y la Unión Europea.

"No jueguen con la ley y su propio destino"

Yúschenko pidió "explicaciones" a la Comisión Electoral Central (CEC) y la Fiscalía y ordenó a los ministerios del Interior y Seguridad una "investigación inmediata" de las causas del retraso en la entrega de los protocolos con los resultados de la votación.

"Los falsificadores que intentan acceder al Parlamento mediante la manipulación de los datos serán castigados sin falta. No jueguen con la ley y su propio destino. Nadie conseguirá falsificar la postura de los electores", advirtió.

Poco antes, la Presidencia denunció que a las diez de la mañana en las zonas centrales y occidentales del país se había escrutado el 70-80 por ciento de los votos, mientras en las orientales y el sur el recuento no superaba el 8-10 por ciento.

Victoria naranja 

Según la CEC, con el 89,79 por ciento escrutado, el PR de Yanukóvich arrebataba el liderazgo al Bloque de Yulia Timoshenko, con un 33,41 por ciento de los votos, frente a un 31,32 por ciento para la aliada del presidente.

En el tercer lugar seguía el partido de Yúschenko Nuestra Ucrania-Autodefensa Popular, con el 14,59 por ciento, seguido del Partido Comunista, aliado de Yanukóvich, con un 5,3 por ciento.

Cerraban la lista en Bloque Centrista del antiguo líder de la Rada Vladímir Litvin, con un 3,98 por ciento, y el Partido Socialista, otro aliado del primer ministro, que obtenía un 3,01 por ciento y todavía podía participar en el reparto de los escaños.

Las demás fuerzas políticas no superaron la barrera del 3 por ciento que permite entrar en la Cámara, mientras un 2,68 por ciento de los electores votaron contra todos los partidos, opción que permite la legislación ucraniana.

Según esas cifras, la coalición naranja del presidente y Timoshenko se impone a la alianza formada por el PR, comunistas y socialistas, y esa ventaja ni siquiera la podría alterar Litvin, quien no desvela a quién terminará apoyando.

De esta forma, la coalición naranja obtiene mayoría absoluta en la nueva Rada y podrá formar el Gobierno, que previsiblemente volverá a encabezar Timoshenko, quien ya había ocupado esta cartera tras la Revolución Naranja de 2004.

Yanukóvich, quien en la noche postelectoral había admitido ya la eventualidad de verse en la oposición, hoy puso buena cara a mal tiempo y reclamó para su partido la formación del gobierno, como ganador formal de los comicios.

"Hemos vencido. Según todas las normas internacionales, el Partido de las Regiones tiene el derecho de formar la coalición parlamentaria y el gobierno", declaró en el mitin de despedida con sus seguidores llegados de las regiones a Kiev.

Entretanto, la CEC sumó su voz a las protestas del presidente y advirtió que pedirá la "intervención de las fuerzas del orden" en aquellas regiones que demoren demasiado la entrega de los datos.

"No me hagan pensar que en unas regiones saben leer, contar y escribir peor que en otras", ironizo el vicepresidente de la Comisión, Andréi Maguera.

Timoshenko, por su parte, denunció que las eventuales falsificaiones buscan "hinchar" no solo los apoyos al PR, sino también a los socialistas, para ayudarles a superar la barrera del tres por ciento y dar un integrante más a la alianza de Yanukóvich.

En el anterior Cámara, el RR pudo conseguir mayoría parlamentaria y formar gobierno gracias al líder socialista, Olexandr Moroz, antiguo integrante del equipo naranja que se pasó del lado de Yanukóvich y fue compensado con el puesto de presidente de la Rada.

"El 30 de septiembre el pueblo ucraniano dejó claro que en el Parlamento no hay lugar para los traidores", declaró Timoshenko y advirtió a Moroz de que se cuide de participar en falsificaciones.

En caso contrario, "algunos políticos quebrados pueden cambiar el sillón de presidente de la Cámara por el banquillo de los acusados", sentenció.