Lunes, 1 de Octubre de 2007

Los vecinos de la zona de Montera, insatisfechos

Los vecinos y comerciantes creen que la medida será insuficiente y piden más inversión social en el barrio de Universidad y el entorno de Gran Vía.

Europa Press ·01/10/2007 - 22:15h

La presidenta de la Asociación de Vecinos del barrio madrileño de Universidad (ACIBU), Isabel Rodríguez, opinó hoy que la instalación de cámaras de seguridad en esta zona de la capital, concretamente en la plaza de Soledad Torres Acosta y alrededores, es "insuficiente" para solucionar la degradación derivada de la prostitución callejera y de la presencia de traficantes de droga pues "sólo trasladará" el problema a otros lugares de la ciudad.

 Rodríguez insistió en la necesidad de que haya presencia y coordinación policial en la zona, de forma que "se investigue a los traficantes y se llegue a donde se tenga que llegar".

   La portavoz vecinal advirtió de la peligrosidad añadida que plantea el 'crack', que es la sustancia estupefaciente que se vende mayoritariamente en esta zona, pues "vuelve muy agresivos" a los drogadictos, lo que genera altercados diarios.

   Las declaraciones de Rodríguez guardan relación con el visto bueno que la Comisión de Garantías de Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) dio esta tarde al Ayuntamiento de la capital para instalar 31 cámaras de seguridad en el centro de Madrid, diez de ellas en la calle Montera, tres en la plaza Soledad Torres Acosta y otras doce en los aledaños de la Corredera Baja de San Pablo.

Nuevos vecinos de Montera 

Por otra parte, la asociación Nuevos Vecinos de Montera cree que las cámaras que se instalarán en esta calle del centro de Madrid para reducir la delincuencia no servirán de nada hasta que no se cierren los dos prostíbulos que actualmente funcionan en esta zona.  

   Por esa razón, mantiene su idea de instalar cámaras webs en algunos balcones de sus edificios para difundir las imágenes en Internet, con el objetivo de denunciar la "presencia masiva" de prostitutas, proxenetas y clientes en las puertas de sus casas durante todo el día.

   Para Nuevos Vecinos de Montera, el sistema de videovigilancia que el Ayuntamiento de Madrid pretende desplegar en la zona no constituye "una solución" a la proliferación de prostitutas en la zona, ya que, a su juicio, no reflejará "la explotación sexual" a las que están sometidas las prostitutas.

   "Dudo que las prostitutas y sus clientes se vayan hasta que no cierren los dos prostíbulos que hay en la calle Montera", aseveró una de las miembros de esta asociación, que añadió que "puede que los proxenetas se vayan por el temor de ser grabados, pero las prostitutas seguirán".

   Esta misma semana Nuevos Vecinos de Montera se reunirá para valorar la instalación de las cámaras de control, cuya autorización ya es efectiva después de que la Comisión de Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) diese esta tarde luz verde al proyecto.

Noticias Relacionadas