Lunes, 1 de Octubre de 2007

Al quirófano por un dolor de espalda

Los expertos advierten de que unas 20.000 personas son operadas innecesariamente de la columna cada año.

AINHOA IRIBERRI ·01/10/2007 - 20:42h
En España, se opera de la espalda más de la cuenta. El Atlas de variabilidad de la práctica clínica asegura que 21.000 españoles se someten cada año a una técnica denominada fusión vertebral.

Este procedimiento está indicado para la fractura espinal y algunos tipos de tumores o lesiones provocadas por infecciones, así como para corregir ciertas deformidades, pero no para el dolor de espalda, que afecta al 70% de la población en algún momento de su vida.

Así lo explicó ayer Gordon Waddell, investigador de la Universidad de Cardiff, en el simposio Avances en el tratamiento del dolor lumbar. El experto destacó que 2.000 personas entran en el quirófano por el mismo motivo en el Reino Unido.

Los especialistas reunidos en el simposio debatieron sobre las opciones terapéuticas para el dolor de espalda y los factores que influyen a la hora de optar por una u otra, como la desesperación de los pacientes, las presiones de la industria o la desinformación de médicos y pacientes, entre otros.

Guías europeas

El coordinador científico de la reunión, Francisco Kovacs, destacó que las guías europeas de práctica clínica dejan claras las actuaciones fundamentales ante el dolor de espalda: evitar el reposo, utilizar tandas cortas de medicamentos, la intervención neuroreflejoterápica y practicar ejercicio, entre otras.

Waddell destacó lo mucho que se utiliza la cirugía, no sólo la tradicional, sino la que usa instrumentación (que fija la vértebras con placas, tornillos u otros materiales). "La instrumentación mejora la tasa de fusión vertebral, pero no los parámetros clínicos del paciente", declaró.

Para el investigador de la Universidad de Washington Richard Deyo, la clave de que se opere en exceso está, precisamente, "en las presiones de la industria fabricante de estos instrumentos, tanto sobre los médicos como sobre los pacientes". Deyo subrayó que los médicos deben recibir las novedades con escepticismo y adecuarse siempre a las guías de práctica clínica.

Otro de los participantes en el simposio es el investigador de la Universidad de Washington Daniel Cherkin, que habló sobre el efecto beneficioso para el dolor de espalda de las llamadas terapias alternativas: "No se sabe por qué, pero el caso es que los pacientes se siente mejor, por lo que podrían ser un complemento razonable al tratamiento convencional".

El especialista señaló que cada vez se realizan más ensayos clínicos sobre este asunto.

Noticias Relacionadas