Lunes, 1 de Octubre de 2007

La Generalitat obliga a un colegio a permitir el pañuelo islámico en clase

El Centro de Educación Infantil Primaria Annexa de Girona deberá escolarizar a una niña musulmana que desde hace una semana no iba a clase porque los responsables querían que acudiera sin pañuelo

EFE ·01/10/2007 - 21:08h

Imagen del colegio Annexa de Girona. /EFE

El Centro de Educación Infantil Primaria (CEIP) Annexa de Girona deberá escolarizar a una niña de 7 años de religión musulmana que desde hace una semana no iba a clase porque los responsables del centro querían que acudiera sin el pañuelo que la pequeña llevaba en la cabeza.

Según ha indicado hoy el director de los servicios territoriales de Educación en Girona, Andreu Otero, se ha instado a los responsables del centro a que dejen que la menor vuelva cuando quiera a clase porque el criterio que de debe imperar es la tolerancia.

El reglamento de la escuela Annexa de Girona dice que no puede haber ninguna diferencia entre el alumnado ya sea por razones de sexo, religión o cualquier otro motivo. Sin embargo, Otero ha recordado al centro escolar que los criterios de la Generalitat están por encima de los reglamentos de régimen interno de cualquier colegio y que estos no pueden ser contrarios al criterio del Gobierno catalán.

Pañuelo sí, velo no

Andreu Otero ha diferenciado además entre el pañuelo en la cabeza o un velo que le tapara la cara, ya que ha apuntado que si este fuera el caso y esto impidiera la comunicación con ella, entonces no se le permitiría llevarlo.

El curso pasado la niña estudió en otro CEIP de Girona, el Eiximenis, donde se toleró que llevara el pañuelo a pesar de que se abrió un debate entre la dirección del centro y los padres de los alumnos, entre otras cosas porque no lo tenían regulado en el reglamento. Según el departamento de Educación, la niña lleva el pañuelo no por que le obliguen sus padres, sino por iniciativa propia.

"El hecho dejar llevar el velo no es hacer diferencias por cuestiones religiosas en absoluto, porque tampoco miramos los otros qué signos religiosos llevan", ha añadido Otero, que ha señalado que desde el colegio se está intentado llegar aun acuerdo con la familia de la menor.