Lunes, 1 de Octubre de 2007

La matanza de tortugas bobas

El científico Adolfo Marco alerta sobre la grave situación de la población anidante de tortuga boba en las playas de Cabo Verde

ADOLFO MARCO ·01/10/2007 - 20:42h

El investigador Adolfo Marco observa un huevo de tortuga boba localizado en una playa de Cabo Verde.

Me gustaría poder hablaros de la belleza de las playas de Cabo Verde, la hospitalidad de sus gentes, la espectacularidad de la anidación de las tortugas marinas o lo emocionante que resulta presenciar la emergencia de las tortuguitas de los huevos y su posterior camino hacia el mar.

La dura realidad, en cambio, me obliga a informaros sobre la grave situación que atraviesa la poblacion anidante de tortuga boba (caretta caretta) en el archipiélago.

La República de Cabo Verde acoge a la tercera población anidante más importante del mundo de esta especie, pero la captura y muerte de hembras es masiva e insostenible (una situación, por otro lado, no muy distinta a la que se repite en otros territorios).

En la Isla de Boavista, donde trabajamos en la actualidad, la población actual de hembras anidantes es de unas 10.000, de las cuales sólo la mitad anida cada año. La precaria calidad de vida de los habitantes de Boavista les fuerza a alimentarse de estas tortugas.

Así, cada año se está matando en torno a 1.000 madres, probablemente más, porque en algunas playas se sacrifican a más de la mitad de las tortugas que salen a anidar. Con nuestra investigación, estamos consiguiendo proteger la anidación en 10 kilómetros de playa de alta densidad, pero las hembras que anidan en estas playas también lo hacen en otros arenales, como los que muestran las imágenes. La anidación se repite entre cuatro y seis veces al año, así que no podemos garantizar su supervivencia. La presión de los cazadores de tortuga, conocidos aquí como apañadores, sobre nuestras playas de estudio está además en aumento.

Supervivencia en peligro

Esta población anidante de tortugas bobas es la única de relevancia de esta especie en toda la costa atlántica oriental, desde Suráfrica hasta Europa.

En otras zonas de anidación, también se están registrando serios declives. La supervivencia de la especie está en peligro. Es muy urgente adoptar medidas de protección y reforzamiento de las poblaciones.

El turismo es el único recurso de desarrollo relevante a corto plazo en esta isla de-sértica, y el principal activo y atractivo de esta isla para el turista es la anidación de las tortugas marinas. Dejo a vuestra imaginación valorar el impacto de estas imágenes en la retina de potenciales turistas que planean visitar estas playas o el de que adivinen el olor nauseabundo que desprenden estos cadáveres en el verano subtropical, un hedor que impregna estas preciosas playas.

Desde el grupo de investigación en tortugas marinas de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), en colaboración con el grupo de investigación en tortugas marinas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, estamos realizando investigaciones que consideramos de gran calidad e interés general, proyectos que contribuyen a la protección y la reintroducción de la especie. Sin embargo, no podemos permanecer impasibles ante este desastre, necesitamos ayuda.

Noticias Relacionadas