Lunes, 1 de Octubre de 2007

Alerta roja en el sector inmobiliario

El grupo valenciano Llanera entra en suspensión de pagos y las compañías del sector intentan desesperadamente vender activos.

F.SAIZ/S.R.ARENES ·01/10/2007 - 20:21h

Las empresas inmobiliarias están contra las cuerdas. El anuncio de que seis sociedades del grupo valenciano Llanera instaron ayer concurso voluntario de acreedores -la antigua figura de suspensión de pagos- disparó las especulaciones sobre posibles casos análogos en el sector. Llanera es la primera víctima en España de las crisis de los mercados de crédito internacionales, pero probablemente no será la última.

A la espera de que afloren posibles nuevos problemas de liquidez entre las promotoras inmobiliarias, diversas fuentes consultadas confirman la existencia de serias dificultades financieras en el sector, que en algunos casos pueden llegar a calificarse de asfixia. La falta de financiación para afrontar los pagos de las deudas contraídas para la adquisición de suelo ha forzado a algunas empresas a intentar vender activos  desesperadamente.

Las fuentes consultadas aseguran que en algunos casos las compañías inmobiliarias están ofreciendo suelo por un valor un 50% inferior al que tenía hace seis o siete meses. Asimismo, se están intentando otras fórmulas para aliviar la situación financiera, como el intercambio de activos por acciones de otra empresa o incluso hasta la propia venta de la compañía afectada.

Pese a estas ofertas, que están siendo gestionadas por conocidos intermediarios financieros, hasta el momento no se ha producido ninguna transacción significativa, lo cual da una idea de las dificultades del sector para escapar de la trampa de la falta de liquidez.

Crédito seco

La otra posibilidad en la que confían las promotoras inmobiliarias involucradas para coger aire es que las entidades financieras cambien su política y accedan a refinanciar los pagos pendientes. Pero tampoco es este ámbito hay buenas noticias. El crédito se ha secado. Sólo las grandes entidades financieras están en disposición de obtener financiación en los mercados internacionales, y por supuesto pagando un tipo de interés más elevado que hace unas semanas. Para el resto de las instituciones bancarias no hay dinero, y por supuesto tampoco lo hay para las empresas inmobiliarias endeudadas.

Puede llegar esta situación a afectar a algunos bancos y cajas cuyo grado de exposición a la inversión inmobiliaria es elevado? El Banco de España lo niega y ayer mismo la agencia de calificación Moody's confirmó también la solidez del sistema financiero nacional. Sin embargo, Moody's se cura en salud. Aunque estima improbable un "aterrizaje brusco" en el sector inmobiliario, la agencia ha identificado cinco instituciones financieras españolas que podrían tener problemas si tal cosa ocurriese.

Moody's no las nombra, pero sí da su perfil: "Cajas de ahorro locales y regionales que en los últimos años han prestado a promotores inmobiliarios por encima de la media". En el peor de los escenarios, incluso, hasta 13 instituciones podrían tener dificultades.