Lunes, 1 de Octubre de 2007

Andalucía comienza a cobrarse la deuda histórica

El pago de la denominada deuda histórica entró ayer en lo que parece una fase irreversible

ALICIA GUTIÉRREZ ·01/10/2007 - 20:15h

El pago de la denominada deuda histórica, caballo de batalla de Andalucía contra Aznar y cuya inclusión en el nuevo Estatuto provocó ásperas fricciones con el Gobierno de Zapatero, entró ayer en lo que parece una fase irreversible.

El punto de inflexión lo marcaron el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el presidente andaluz, el también socialista Manuel Chaves, al firmar en Madrid un protocolo por el que el Gobierno se compromete a transferir a Andalucía 300 millones de euros como anticipo de la deuda, cuyo monto debe cuantificarse, según el Estatuto, no más tarde de septiembre de 2008 y abonarse antes de expirar 2010.

Es probable que Solbes, reacio a aceptar el concepto mismo de deuda histórica -explicarlo fue difícil, reconoció Chaves tras la firma-, sintiera ayer estar viviendo un déjà vu. Porque ya en 1995, y en plena tempestad por los efectos de la pinza PP-IU sobre un Chaves que gobernaba en minoría, Solbes firmó un primer anticipo de 120 millones de euros.

Paradójicamente y forzado por las circunstancias, los abonó al año siguiente el recién estrenado Gobierno del PP, cuyo actual líder, Mariano Rajoy, ridiculizó la reivindicación andaluza al afirmar en 2003 que el Estado no puede estar en deuda consigo mismo. Ayer, su líder andaluz, Javier Arenas, minimizó la importancia del anticipo ahora pactado, dibujó de nuevo el cuadro del agravio comparativo con Cataluña y calificó de "show" la firma del protocolo.

Acuñada por IU en los noventa, el concepto de deuda histórica resume uno de los apartados más peculiares y controvertidos de los dos Estatutos aprobados por Andalucía desde la restauración democrática, el de 1981 y el de 2007. En ambos textos, la disposición adicional segunda establece que el Gobierno, a través de los Presupuestos Generales (PGE), debe reservar anualmente unas "asignaciones complementarias para hacer frente a las circunstancias socieconómicas de Andalucía".

Pero, a diferencia del anterior Estatuto, el nuevo fija plazos. Ahora, para Chaves hay dos cuestiones clave: la más evidente, cuantificar la deuda; la segunda, y más difícil, convencer a Zapatero y su equipo de que la cifra es correcta. Los socialistas andaluces, que pasaron de puntillas sobre la deuda histórica durante el periodo de Felipe González, la convirtieron en ariete contra Aznar, que ni siquiera se avino a negociar.

Y, para su propio arrepentimiento posterior, llegaron a cifrarla en casi 1.200 millones, una cantidad a la que la Junta apenas reconoce hoy valor orientativo.La Junta reclamará los 300 millones de euros en el primer trimestre de 2008 y el Gobierno central los entregará como anticipo de Tesorería fuera de los PGE, que en 2008 destinarán a Andalucía 4.354,4 millones de inversión regionalizable, un 21% más que este año. Cobrar el anticipo ahora, explicó Chaves, obligaría a la Junta a dedicarlo al pago de deuda ordinaria este ejercicio y no a servicios al ciudadano.